REFLEXIÓN

El fracaso del socialismo: Gil Moreno

Para muchos, la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba ha sido un error del Gobierno estadounidense, porque se considera como una especie de oxigenación al régimen de los hermanos Castro, que ya se encontraba en estado agónico.

Digo esto porque existe la percepción de que la dictadura comunista de la isla no cambiará sus principios. Lo más seguro es que seguirá con la represión y la persecución de todos aquellos que se opongan al régimen, ya que Raúl Castro –como él mismo lo ha dejado entrever– seguirá con su revolución, apuntalada ahora por los gringos.

Según el diccionario, socialismo es un sistema de organización social basado en el principio de igualdad. Y digo yo que en la pobreza y en la demagogia. Ningún socialista que se aprecie quiere pasar hambre, privaciones, ni compartir con otros.

Por otra parte, ya la historia se ha encargado de demostrar que el socialismo –en los países que se ha implantado– casi siempre ha resultado un verdadero fracaso. Y es porque en este sistema de igualdad no hay motivaciones ni libertades ni estímulos.

En estos días, casi nadie –mucho menos la juventud– quiere sacrificarse ni compartir con otros el producto de su trabajo. Y es porque son sistemas esclavistas que todo lo quieren controlar. Lo curioso es que sus dirigentes combaten las dictaduras tradicionales, pero cuando llegan al poder no quieren dejarlo, se convierten en reyezuelos y culpan al capitalismo de su fracaso.

El caso más reciente de estas dictaduras lo vemos en Venezuela, que en el pasado fue un país floreciente, pero en la actualidad, la pobreza se ha extendido a todas las capas sociales: la comida escasea, todo está racionado y controlado, y hay que hacer largas filas, durante horas, para conseguir una pequeña ración, si es que se consigue.

Pero los funcionarios de alto nivel comen y beben a dos carrillos.

Lo curioso es que sobre Fidel, Chávez y Maduro –el primero que se consideraba el discípulo de Martí, y los segundos, del libertador Simón Bolívar– la historia se encargó de demostrar que no asimilaron la lección de sus maestros.

Termino con unos versos de José Martí: “Yo quiero cuando me muera/ con Dios, pero sin amo/ tener en mi tumba un ramo/ de flores y una bandera”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código