REFLEXIÓN

La fractura en nuestra democracia: Abdiel Rodríguez Reyes

Nuestra joven historia democrática electoral, a partir de 1989, todavía no nos permite precisar si hemos comprendido y aplicado el sentido real del concepto, desde su significado etimológico, como el “poder del pueblo”. ¿Hasta qué punto esto se lleva a cabo?

Si hay algo de cierto en el desarrollo de nuestra historia democrática electoral es que el pueblo carece de ese poder y eso se manifiesta por su poca participación de los procesos electorales. En la misma dirección, ha disminuido la participación ciudadana en la política, en todas sus variantes. Es decir, la multitud, el pueblo en sí es indiferente a esta, principalmente por la falta de credibilidad y la mediocridad gubernamental que cada año y en cada elección se incrementa.

Me atrevo a afirmar que en Panamá la política, tal como se concibe y se practica hasta el presente, ha fracasado. En otras palabras, ese proyecto en nuestro país dista del ideal. Con esto no quiero decir que la democracia es un fracaso como sistema de gobierno, sino que el poder del pueblo en la dinámica de la participación en la realpolitik ha sido truncado, intencionalmente, por el poder político –tradicional– en todo su desarrollo.

Es necesario echar un poco atrás y ver en perspectiva este problema; para que en tal caso recordemos la brevísima historia de la dictadura local, que empieza con el primer golpe militar (1968) contra un gobierno civil de nuestra lozana república. La influencia militar se consolidó con la investidura del general Omar Torrijos; por su forma informal de gobernar y por lograr la firma de los tratados Torrijos-Carter que “transferían la administración de la Zona del Canal a manos panameñas”. Esta breve historia de la dictadura (1968-1989) culmina con la invasión estadounidense a Panamá.

El período de 1990 hasta nuestros días es lo que denominamos la joven historia democrática–electoral, que cumple ya 23 años en esa dinámica. Es justo el tiempo para evaluar y reflexionar sobre lo que señalaba como el fracaso del proyecto político, viendo las contradicciones que se dan a lo interno de la clase política, y me refiero especialmente a los partidos tradicionales consolidados, que han gobernado estos 23 años alternándose en el poder. Por la falta de credibilidad que arrastran, cabe la posibilidad de una fractura social, aunque nunca de iguales característica ni impacto que la que generó la invasión, pero que sí será el reflejo del descontento e indignación que acumula la sociedad panameña.

No se puede precisar el modo de operación de este descontento ni mucho menos la fecha y tal vez tenga más claro los males que la solución. Por eso se necesita organización y responsabilidad, características mínimas de la conciencia ciudadana, para empezar a pensar qué pasará una vez que el proyecto político colapse totalmente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CUATRO APREHENSIONES Ventura Ceballos irá este viernes a audiencia

En la actualidad permanece en una celda de alta seguridad, cuyo paradero no ha sido informado a la ciudadanía, debido a sus dos fugas anteriores.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código