USOS ADECUADOS

El futuro del agua en Panamá: Miguel Antonio Lee

El futuro del agua en Panamá: Miguel Antonio Lee El futuro del agua en Panamá: Miguel Antonio Lee
El futuro del agua en Panamá: Miguel Antonio Lee

Panamá es el país de Latinoamérica con la tarifa de agua más barata y el mayor consumo por habitante, casi tres veces el promedio de uso de la región. Es necesario cambiar esta cultura de derroche.

Para agravar la situación, los nuevos asentamientos humanos, la realización de actividades económicas, la deforestación intensiva, la deficiente gestión ambiental así como los efectos del cambio climático (sobre todo el fenómeno de El Niño) han llevado a sequías, a la erosión de los suelos y a la contaminación de las aguas fluviales, costeras y subterráneas. Por ello, el régimen de lluvias es cada vez más incierto y las temperaturas, más altas.

Frente a esta realidad, el Estado debe emprender acciones prioritarias a corto, mediano y largo plazo, para solucionar la escasez y limitar su impacto negativo en la sociedad y la economía.

A corto plazo, es indispensable limitar el derroche, no con cortes y racionamientos, sino promoviendo una cultura de consumo sano y adoptando una política de conservación y uso racional por parte de la población, incluyendo a las empresas, mediante accesorios que controlen la cantidad de líquido que se dispensa, así como la reparación de filtraciones. En cuanto a la provisión, la autoridad debe concentrar sus esfuerzos en suprimir la pérdida del 40% del agua producida, a causa de roturas en las tuberías de distribución, el hurto o falta de contabilización.

A mediano y largo plazo, es necesario modificar las normas de calidad de productos para que los equipos que requieran este líquido tengan diseños eficientes y tecnologías automatizadas de control. También, regular las diferentes actividades industriales y comerciales intensivas para asegurar que adopten procesos tendientes a optimizar ese uso.

Por el lado de la oferta, hay que considerar la creación de una entidad con alcance nacional que asuma la responsabilidad por la gestión integral de este recurso. Esa nueva entidad realizaría estudios técnicos que incluyan proyecciones, a mediano y largo plazo, de las fuentes y usos de agua en Panamá, ordenamiento territorial y gestión ambiental hídrica, y fuentes superficiales y subterráneas, zonas de carga y recarga de acuíferos, calidad, cantidad, propiedades y usos potenciales.

Como la actividad agropecuaria y el Canal –ambos motores de desarrollo– son los principales usuarios de agua en el país, hay que asegurarles el suministro.

En el caso de la agricultura, sería conveniente plantar variedades que requieran poca agua, o de más baja calidad, y resistentes a altas temperaturas; también promover la permacultura, el diseño de tecnologías de terreno para la “cosecha de lluvias”, así como de la humedad del aire, y el uso del riego por goteo y gravedad. Respecto a la ganadería, sería útil acudir a espacios más confinados, donde se provea el pasto fresco recolectado centralizadamente, para limitar la erosión del suelo.

Las acciones deben considerar nuevas plantas potabilizadoras, desalinizadoras y condensadoras de la humedad del aire, alimentadas por energía solar, así como la excavación de pozos profundos. No hay que descartar represas adicionales, ampliación, desvío e interconexión de ríos y fuentes subterráneas, y pasajes para redireccionar las corrientes húmedas de la costa atlántica hacia el arco seco, a la sabana veragüense y parte de Azuero, en el litoral pacífico.

Sería provechoso evaluar el reciclaje del agua tratada como parte del saneamiento de la bahía y destinarla a una planta de 100% de potabilización, para que luego se reincorpore al Idaan; al igual que la segmentación por calidad del producto en consumo humano, usos agroindustriales y de servicios, respectivamente.

De construirse un canal a nivel y cerrarse el uso paralelo del canal ampliado, se liberaría agua dulce, infraestructuras y tierras, que quedarían disponibles para la población urbana, en un nuevo polo de desarrollo que incluiría la Zona Libre y la ciudad de Colón.

Esto puede ser posible recurriendo a organismos multilaterales internacionales, como el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial o a programas de cooperación técnica bilateral con países como Israel que han tenido éxito al afrontar la insuficiencia de agua. Hay que actuar de inmediato, antes de que el problema de escasez de agua detone. Si hay una situación urgente, es precisamente esta.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código