REFLEXIÓN

El futuro es ahora: Oreste Del Río Sandoval

El pasado 21 de octubre tuvo lugar una fecha emblemática para quienes crecimos en la década de 1980, o para aquellos a quienes les apasiona el cine. Ese día fue elegido por el director Robert Zemeckis, como aquel día al que Marty McFly, (protagonista de Volver al Futuro II) debía dirigir su auto “DeLorean” para evitar que su hijo vaya a la cárcel por culpa del nieto de Biff Tannen. A partir de esa aventura, el ingenioso director de Hollywood nos dio un pantallazo de cómo era visto ese futuro, 30 años antes, en 1985.

A lo largo del filme se muestran una serie de avances ingeniosos, a los que seguramente las personas podrían acceder en 2015. Entre ellos, destaca una patineta voladora, comida deshidratada, ropa que se ajustaba automáticamente al tamaño de quien se la ponía, pagos electrónicos, videojuegos sin controles y drones, entre otros. Durante casi dos horas, los espectadores pudimos ver ese mundo del futuro de la mano de dos entrañables personajes que luchaban por recomponer algunos inconvenientes que afectaban sus vidas en 1985. Vi esa película en innumerables oportunidades durante mi niñez y adolescencia. Sin embargo, la fecha en la que tienen lugar los sucesos del posible futuro me hizo reflexionar acerca de todo lo que hemos experimentado, como sociedad, en los últimos 30 años.

Hace 30 años, Panamá comenzaba a atravesar por una de las mayores crisis político institucionales, bajo un gobierno totalitario y avasallador de la democracia. Los ciudadanos del país carecían de algunos derechos y libertades básicas, y la corrupción campeaba en todos los niveles. Uno de nuestros principales emblemas, el Canal, se encontraba aun bajo control extranjero, lo que nos privaba de los ingresos genuinos que aportaran a mejorar el nivel de desarrollo.

El tiempo, ese que todo lo cura, hizo su trabajo y las cosas comenzaron a cambiar. Luego de un proceso de transición no exento de dificultades y dolor, nuestro país recuperó la democracia. Logró, inclusive, la alternancia y la cooperación de distintas fuerzas políticas en los sucesivos períodos presidenciales. El desarrollo empezó a llegar a distintos rincones de la patria y, con ello, mayor educación, mejor salud y mejores oportunidades para todos.

Hoy nos encontramos con un presente auspicioso. Tenemos una democracia sólida, instituciones respetadas y respetables, y las distintas ideas conviven en armonía la mayor parte del tiempo. Estamos, por nuestra posición geográfica, cada vez más insertos en el mundo, ejerciendo plenamente nuestra soberanía y disfrutando de los recursos provenientes de muchos sectores, lo que deriva en mejor calidad de vida.

Nuestro futuro está más allá del imaginado por Marty McFly. Ese debe ser un futuro con mejores condiciones de vida para todos los panameños, con mayor equidad de género, inclusión de las comunidades indígenas, acceso a salud y a viviendas de calidad, y con educación que permita una adecuada inserción laboral.

Es nuestro deber forjar un futuro de paz, tolerancia y de respeto por la naturaleza y la biodiversidad. Nuestro firme compromiso debe ser trabajar para que ese futuro sea posible. ¡Construyámoslo juntos y esperemos a las generaciones venideras!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código