INTERESES PARTICULARES

¿Dónde está el futuro prometido?: Roberto Ríos-Jaén

¿Dónde está la vida y el futuro que me prometieron los que llevaron las riendas de nuestro país, durante todo este tiempo? Los que tuvieron nuestro futuro en sus manos y no actuaron, pensando solo en sus intereses particulares disfrazados de nacionalismo y amor a la patria. Una patria que ha sido contaminada desde sus inicios con las sombras de la corrupción y el nepotismo, cuyos protagonistas callaron y prefirieron mirar a otro lado, como si nada pasara, esperando mejores días, esos mejores días que aún nosotros, y al parecer nuestros descendientes, se quedarán esperando.

Siempre se debe desconfiar de personas cuyo anhelo es gobernar, capaces de vender su alma al diablo, de ser necesario. Es muy fácil administrar un recurso de otros, sin preocuparse de los riesgos que conlleva perderlos. La administración pública tiene a su cargo los recursos de nuestro país, unos recursos que, como sabemos, son escasos y limitados.

Los sistemas económicos tienden a evolucionar así como la sociedad misma, y hay que tener en cuenta que los términos capitalismo, socialismo, comunismo, etc., tal y como se conocían en el siglo pasado, han dejado de tener vigencia en una economía global y tecnológica, en la que existen países y fronteras, pero también empresas tan grandes con ingresos mucho mayores que los países más ricos del mundo. Entonces, creer que podemos cambiar o establecer un sistema nuevo con ideas del pasado es engañarnos.

El fin de las empresas privadas es crear riquezas para sus accionistas o dueños y siempre ha sido así, las empresas públicas o gubernamentales, por otro lado, buscan brindar servicios sin tener un enfoque puramente comercial. Entonces, la distribución de las riquezas se queda centralizada en los accionistas o dueños y las ganancias no llegan a los empleados ni a la sociedad misma para mejorarla.

En su defecto, se han creado muchos movimientos de responsabilidad empresarial o fundaciones de ayuda que sirven más para eludir impuestos que para ayudar a los demás.

Las generaciones que no tienen memoria de lo ocurrido antes de la época democrática que vivimos ahora, no tienen por qué luchar. Todas las consignas, los ideales y los líderes que inspiraban a las masas ya son fantasmas del pasado, que aparecen en cada campaña política de la mano de los que quieren gobernar. No se dan cuenta de que las nuevas generaciones, que ya son mayoría, no creen en esos fantasmas, y que más bien quieren vivir tranquilos y en un mundo mejor, en el que la tecnología es parte de su vida y el futuro es diferente al que nos pintan los autoproclamados líderes actuales.

Entonces, ¿dónde está ese idílico futuro? Está en cada acción que nosotros hagamos cada día para mejorar el país y para llevar a Panamá al primer mundo, siguiendo las reglas, preocupándonos por los demás, trabajando para dejar huellas, y preparando el camino de las próximas generaciones para que sepan llevar al país a un nivel superior.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código