FÚTBOL

¿Por qué hay que ganarle a Jamaica?: Lucas R. Alemán H.

Recuerdo como si fuese ayer el 31 de julio de 1988 cuando mi papá me dijo que ahora sí lo había visto todo. Regresando de Cerro Viento se había encontrado con miles de fanáticos que caminaban desde la antigua estatua Roosevelt (entrada de San Miguelito) hasta el estadio Revolución (hoy Rommel Fernández) con pancartas que decían Panamá Rumbo a Italia 90.

´Panamá no le gana a ningún equipo de secundaria de Buenos Aires, mucho menos vamos a ir al Mundial´, sentenció mi papá, quien fuese hincha, hasta su muerte, del equipo porteño San Lorenzo de Almagro.

Esa tarde en el antiguo Revolución la Sele comandada por los hermanos Dely y Víctor René Mendieta caería 2 por 0 contra la Costa Rica de Cayazo, Medford y Conejo, selección tica que logró grandes cosas en Italia 90.

Han pasado seis eliminatorias desde la de Italia 90. Nunca antes habíamos estado tan cerca ni tuvimos un proceso tan exitoso. Los números son claros, siete victorias en esta eliminatoria, la primera como visitante ante Honduras, y la primera victoria en un hexagonal, también contra Honduras, esta vez en casa.

Miles de dirigentes, fanáticos, técnicos, entrenadores, padres de familia, árbitros, en fin panameños de carne y hueso, hemos apoyado al fútbol con horas de trabajo para llegar a donde estamos.

Quizás muchos fanáticos de la Sele no saben el sacrifico que hace el jugador que sale de su casa a las 4:00 a.m. para entrenar en canchas que no están en óptimas condiciones, y que anhela tener un cupo en un equipo profesional que le pagará, probablemente, un salario menor al mínimo y sin seguro social. Ni del árbitro que, a pesar de hacer bien su trabajo, por lo general es criticado y nunca es bien pagado, pero hace el esfuerzo por su amor al fútbol. Ni del dirigente que asiste a ver a su equipo un domingo en la liga profesional, en estadios que se derrumban y sin fanáticos, pero que verá cómo paga la próxima planilla para seguir apoyando. Ni de los padres de familia que muchas veces sacrifican sus propios placeres para que su hijo tenga un par de tacos, con tal de mantenerlo lejos de la calle y presente en las canchas. Tampoco conocerá el sacrificio de los dirigentes barriales, quienes en medio del caos urbano encuentran canchas, entrenan equipos y participan en ligas, dándole la oportunidad a miles de niños de enamorarse del fútbol.

Ha sido demasiado trabajo, esfuerzo y voluntad de miles de panameños para llegar donde estamos. Tres puntos en casa contra Jamaica nos ponen en el meollo del chicheme para las últimas tres fechas del hexagonal.

Cómo ha progresado el fútbol nacional desde aquella mañana de 1988, a punta de esfuerzo e ilusión de panameños comunes. Una victoria ante Jamaica el próximo 6 de septiembre y estaremos a las puertas de un Mundial. Y allí los rivales no serán secundarias porteñas, sino la Argentina de Messi, el Brasil de Neymar o la España de Xavi. Ojalá mi papá estuviera aquí para compartirlo con él.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código