TEMAS PENDIENTES

A grandes males, grandes soluciones: Marcos Jurado R.

Políticos, gobernantes y aspirantes a los puestos de elección hablan de los cambios que se han hecho en Panamá, pero lo que realmente se necesita, con urgencia, es el traslado de la ciudad capital y una nueva Constitución. Estos dos aspectos son determinantes para alcanzar el nuevo orden económico, social, ético y moral que necesitamos.

Por lo pronto, a los políticos y gobernantes habrá que mandarlos no a las notarías, sino a las galleras, para que aprendan lo básico, pues cuando el hombre común que frecuenta esos lugares dice: “pago esa apuesta”, tenga por seguro que cumplirá.

Allí ni a los locos se les ocurre faltar a su palabra de honor. Lo digo porque aún son muchos los problemas por resolver en este país. Mencionaré algunos y propondré posibles soluciones.

1. El caos en el transporte vehicular: una forma de aliviar el congestionamiento sería fijando días alternos para la circulación de los autos particulares, de forma que aquellos cuyas placas terminen en números pares circulen ciertos días de la semana, y los nones, otros. Se podrían aprovechar los puertos de cabotaje para el traslado de carga y pasajeros.

Aunque es un sistema más lento, resulta más económico, seguro, romántico e interesante. Esto se puede practicar en los dos litorales, atlántico y pacífico, y en lagos y ríos navegables; ayudaría a descongestionar y conservaría las carreteras al evitar el paso frecuente de camiones con peso excesivo, y puede generar abundante mano de obra en los puertos y en las embarcaciones.

2. Expansión demográfica: solo las construcciones verticales ayudarán a disponer de más espacios verdes para los parques y las canchas deportivas. El mundo actual impone el diseño de edificios inteligentes, con tecnología contra sismos y para aprovechar el sol y el viento; dotados de helipuertos en las azoteas y sistemas de información relacionados a las lluvias, mareas, el calor, la humedad, así como autosuficientes en servicios básicos (gas, teléfonos, luz, desechos y otros).

3. Transporte urbano: hay que planificar considerando nuevos puertos y aeropuertos con túneles para trenes, tranvías y subterráneos, sean teleguiados, automáticos, eléctricos, magnéticos, por atracción, expulsión o inducción (evitando el uso de combustibles fósiles).

4. Agua potable: es necesario destinar fondos suficientes para resolver, per secula seculorum, el desabastecimiento. El agua es necesaria para la salud, la vida y la biodiversidad. Si los ríos y lagos no son suficientes ante la demanda, hay que pensar en el sistemas de desalinización o usar el método de la hidroscopia para encontrar agua o a los pozos.

5. Nueva Constitución: debe contener un capítulo que especifique, con claridad, cómo debe ser la elección del mandatario y la duración del periodo presidencial, así como las condiciones en que podrá ser reelegido.

6. La justicia: esta no será ciega, al contrario, debe tener un ojo biónico que vigile la aplicación correcta en cada caso; debe ser imparcial, sin jurados temerosos; con expedientes breves, precisos y concisos; con trámites rápidos, libres de impunidad, pero con una severa investigación, peritaje, comprobación y ejecución inmediatas.

7. La nueva capital del país: esta labor bien la podrían desarrollar urbanistas pioneros como el ingeniero Octavio Vallarino, Roberto Eisenmann Jr., Herman Bern y otros. Podría ubicarse en las llanuras centrales de Coclé, tierra de familias y hombres importantes en la historia patria como Victoriano Lorenzo, los Arias Madrid, los Chiari, Méndez, Carles y muchos más.

Nos parece, repito, que puede ubicarse en Aguadulce, el Cristo, Salitrosa o Capellanía. Lugares o regiones de poca elevación, con topografía favorable cerca del mar. Considero que con las nuevas tecnologías, nuevas maquinarias y mejores materiales la nueva capital estaría lista en un periodo de cinco años.

No es algo imposible, solo veamos el caso de Brasil, que mudó su capital de Río de Janeiro a Brasilia, ciudad cuya construcción tardó 41 meses.

8. Descentralización de los gobiernos: esto traería calor existencialista y la integración de las regiones del interior, olvidadas, abandonadas, pero explotadas por los políticos y los gobiernos.

Para finalizar, en nuestro artículo titulado, “El mega proyecto para un nuevo Canal” (La Prensa, 29/4/2005), sugeríamos la necesidad de defender la vía acuática de los invasores, sindicatos, precaristas y políticos. Ahora añado que los defendamos, también, de los explotadores mercantilistas.

Ojalá no tengamos que recurrir a nuestro eterno “Tío Sam” para terminar la ampliación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código