CONMEMORACIÓN

Los hechos, 50 años después: Rimsky Sucre Benjamín

Nos regocija que al conmemorarse el cincuentenario de la gesta del 9 de enero de 1964, se haya reconocido su importancia y la de otros esfuerzos, luchas y logros de la sociedad panameña en la conformación de la personalidad de la patria.

Sin embargo, sufro al vivir, paso a paso en mi recorrido vital, las mezquindades que parecen enraizadas en la naturaleza humana. Estas juegan un papel lamentable en el diario acontecer del individuo, del que no me excluyo, porque lucho contra los instintos “naturales”, que rechazo (por enseñanza y quizás por herencias vetustas o casuales del momento de mi concepción).

Los egoísmos, intereses y personalismos estropean la visión de la historia que fluye en continuo acontecer y diáfana espiral, dirigida por la química y física natural del universo cambiante y que nos llevan hasta los seres pensantes que somos hoy, dentro de este maremágnum llamado naturaleza universal.

No reconocemos, en esa parte del ser –“la conciencia”– nuestras mezquindades y así, en las pantallas donde se narra la vida, en las representaciones iconográficas y orales; en los escritos literarios y mediáticos; en el cine, en la televisión y en los nuevos mecanismos informáticos de la posmodernidad se deslucen, distorsionan o maquillan las maravillas, horrores, heroísmos, suertes y las superaciones geniales que ocurren en el acontecer de la materia y en la vida de los pueblos, de la humanidad y del hombre mismo. Este engendro es “ultimísimo”, pero parte integral, actor, forjador y destructor de la historia de la naturaleza (como ciencia) y de la naturaleza misma.

Volviendo al 9 de enero de 1964, como nunca, en este cincuentenario se esbozó con entusiasmo momentáneo el reconocimiento de su valor pasado y presente, por la importancia que tuvo en el devenir nacional. Así las piezas y la impresión indeleble de lo vivido se van colocando en su lugar. Aún falta mucho por aclarar y “desclasificar” de sus precedentes, como de su realidad fáctica y circunstancial, así como también hay mitos por destruir.

Me duelen las mezquindades y la falta de celo histórico de parte de los protagonistas meritorios y principales de esa gesta. Seguramente, por causa de nuestros cerebros, impresiones y memorias dispersas y alteradas o por otros perversos intereses polimorfos. Sí, esos distorsionadores de las interrelaciones humanas y de la historia de los pueblos.

Observo con alegría que es a través de las artes y las expresiones culturales populares, donde mejor se refleja, preserva y preservarán nuestras historias (“humanas”) del universo. Casualmente, porque en el arte más puro es donde reside la humildad, el amor, la honestidad y la inspiración generadora.

Destruyamos mitos, corrijamos nuestros pasos, preservemos nuestras historias, para que de los testimonios surja un mejor futuro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código