UN MUSEO

Nuestra historia sin baches: Osiris Gratacós de Alvarado

Escuché hace unos días que la ministra de Educación, Lucy Molinar, está desarrollando con su equipo de trabajo la iniciativa de integrar la historia reciente de nuestro país a los libros utilizados en nuestros centros educativos, lo que me parece una ilusión hecha realidad.

Mi respeto y reconocimiento por el trabajo que están desarrollando, el que ha de ser intenso, seguramente placentero y absolutamente necesario. Servirá para que las nuevas generaciones puedan conocer la reciente historia de nuestro país, durante las dictaduras de Torrijos y Noriega; llenará de información sus mentes y corazones y, bien llevado, quizás les permita revalorar la libertad y la democracia que disfrutamos hoy, sabiendo que costó la vida y el sufrimiento de panameños e incluso de extranjeros.

Decisivo es aprovechar tantos testimonios de personas que caminan en nuestras calles que guardan recuerdos con detalles, fechas y horas; incidentes que pueden quedar plasmados en nuestros libros y no en recuerdos perdidos para un pequeño grupo de interesados en conocer. Invaluable sería lograr capturar estas experiencias antes de que se vayan perdiendo en el tiempo y en la memoria de los que vivieron y sufrieron las dictaduras.

Por esto, una vez escribí sobre la casa de Noriega, en San Francisco; propuse convertirla en museo, para resguardar allí del olvido a las víctimas, a los sobrevivientes, y aún sigo considerando imperante lograr que se levante este nuevo museo, de modo que cada generación tenga un sitio dónde investigar y conocer de primera mano aquella época.

Quizás un buen ejemplo es el de los judíos de la época nazi, quienes en vez de demoler los campos de concentración en los que se perdieron familias enteras, los han mantenido allí para recordar y en honor a las víctimas.

Así se gana mucho y no se pierde nada; así se humaniza a otro ser humano; una persona informada toma mejores decisiones.

Ojalá nuestras autoridades en el Estado logren desarrollar esa visión y efectivamente se integren a nuestros textos escolares objetivamente la época de las dictaduras, incluyendo los testimonios y que tengamos ese museo tan necesario en la que fue una vez la residencia de un dictador; esta es una forma de hacer justicia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código