SOCIEDAD

El hombre ante el altruismo del siglo XXI: Alberto Araba

Ver con mis propios ojos hasta dónde es capaz de llegar el hombre cuando tiene una línea de pensamiento que, poco a poco, desprecia a sus congéneres, en vez de elevarla y potenciarla para hacer algo mejor para este mundo que tanto lo necesita.

Es un ciclo vicioso en el que los poderosos quieren eliminar a los indefensos y débiles y, sin duda, tienen pensamientos tiránicos, exaltando todo lo que no sea humano para su socorro, haciendo olvidar a muchos que la única manera de solucionar los problemas no son los paliativos de ayuda y defensa, sino trabajar con el único ser capaz de cambiar y mejorar este mundo; es decir, con “el hombre”, educándolo y encaminándolo a ser mejor persona, con su prójimo y con su entorno.

A los poderosos los planes le están funcionando a la perfección, porque cada vez más desprecian, humillan e infravaloran a sus semejantes, desde el inicio de la vida hasta la muerte natural, para hacerlo “inútil” y después “eliminarlo” como cualquier “cosa” mientras todo lo demás se eleva y se respeta. Millones y millones esperan ser atendidos, ayudados o simplemente tener una voz de aliento que los escuche dentro de este fragmentado mundo. Si todas las fuerzas voluntariosas se unieran y encaminaran los pasos en ayuda del hombre necesitado, para enseñarlo primero a levantarse y dignificarlo, y después para educarlo, desde los niños hasta los ancianos, haciéndolos mejores personas, sin duda que mejoraría este mundo grandemente e impediríamos muchos males que ocurren y podrían ocurrir.

Aclaro que no critico las ayudas que son buenas en sí mismas, pero hay un punto en el que se entra al extremismo y al fanatismo. Es bueno mantener las cosas que Dios nos ha dado, pero si solo hacemos esto y cerramos los oídos al hermano necesitado –que puede ser cualquiera, hasta un familiar– y no nos dedicamos con mayor empeño a mejorar al hombre –el único ser sobre la tierra capaz por sí mismo de solucionar este caos actual–, todo ese voluntariado será un trabajo sin sentido y vacío, que no brindará soluciones y, en cambio, abrirá espacios para que el caos impere y empeore. Esto, porque seremos incapaces de acercarnos al prójimo, quien se mantendrá cegado por el control de los poderosos, quienes manipulan a muchos hombres y mujeres, y siguen sin saberlo en muchos casos, destruyendo todo a su paso.

Si solo más personas fueran en ayuda del hombre, por amor, no por interés alguno, quizá este mundo sería mucho mejor y, sin duda, Dios los recompensaría grandemente, ya que Jesús dijo: “En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí”. Buena noticia, según San Mateo 25: 40.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código