Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

REFLEXIÓN

Para honrar a la patria: Robin Rovira Cedeño

Hace poco, un medio local hacía referencia a un informe elaborado por la Universidad de Panamá, en el que se decía que el 70% de los egresados de esa casa de estudios son del sexo femenino.

Ante esta situación cabe preguntar, entonces, ¿cómo es posible que los varones panameños digamos que los extranjeros nos quieren quitar los trabajos?

Si no queremos pagar la cuota de sacrificio necesaria para obtener un título universitario, alguien más lo hará y ocupará los empleos que, por su alto nivel de profesionalismo, no podamos acceder. Prescindir de un diploma universitario tiene sus propias consecuencias.

Considero –y si estoy equivocado que alguien me corrija– que si las diferencias culturales dificultan el entendimiento entre personas, las disparidades académicas y, por ende, de salarios generan problemas en algunos matrimonios, que acaban en divorcios. Téngase presente que, según las estadísticas, los hijos de hogares desintegrados, por lo general, no creen en el matrimonio, lo que deriva, a su vez, en jóvenes resentidos.

Esto me lleva a preguntar: ¿Qué cosas cree, usted, que hará una juventud resentida? La respuesta se refleja en el creciente nivel de violencia que nos rodea.

Los jóvenes resentidos no tienen deseos de estudiar, porque han perdido su estrella. Es decir, lo que alguien llamó el “salario sicológico”, o la fuente de inspiración que representan sus padres.

Decía el escritor Juan Ruiz De Alarcón: “Ya que en el hombre no has de ver su hermosura o gentileza. Su hermosura es su nobleza, su gentileza el saber”. Como vemos, el buen saber (aquel que tiene forma y fondo) lleva a la gentileza. Todo lo contrario a la violencia.

Se colige, entonces, que esta es la razón por la que se ve reflejada tanta violencia en muchos jóvenes, porque han perdido el deseo de saber o aprender y de sacar un título universitario. En conclusión, hay que corregir esto, pues también se hace patria cuando se estudia.

Como un ciudadano común y corriente, me uno al regocijo de mis coterráneos por las celebraciones propias del mes de la patria. Entiendo que el himno nacional tiene que interpretarse en tono marcial, porque su intención es recordar y dejar sentado, a la luz del mundo, que aunque “es preciso cubrir con un velo el pasado”, y que “terminaron guerreros fragores”, aún en el escudo nacional permanecen colgados el sable y el fusil en significado de actitud de alerta en defensa de la soberanía de la nación.

Fue por esta razón que Gaspar Octavio Hernández escribió: “Si ves que el hado ciego en los istmeños puso cobardía, desciende al Istmo convertida en fuego y extingue con febril desasosiego a los que amaron tu esplendor un día”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código