SOCIEDAD

El hostigamiento es real: Federico José Guillermo Tejada

Años atrás, una conocida tenía un problema de acoso sexual perpetrado por un trabajador del volante que la mortificaba. Esto le resultaba incómodo, también la desconcentraba en sus labores cotidianas.

Hoy, al ver el anteproyecto de ley que prohíbe y sanciona el hostigamiento, el acoso sexual, o callejero, y el sexismo y racismo contra la mujer, en todos los ámbitos, me parece una propuesta muy atinada que permitiría llevar justicia y tranquilidad a aquellas damas que padecen.

Aunque ella podía denunciar al acosador, para acabar con el problema, no quiso emprender ese camino y optó por renunciar al trabajo para cortarlo de raíz. El argumento, que es real, me permite ilustrar, con creces, el asunto del hostigamiento contra la mujer, porque algunos interesados intentan minimizar el proyecto de ley, desvirtuándolo, cuando su fin es proteger del acoso a las damas.

El machismo es solo uno de los problemas que rodean la relación de género, en la que el varón ve a la mujer como un objeto sexual, sin capacidad de discernir sobre sus gustos. Por ello, la acosa. Otros intentan someterla, y si no logran su principal objetivo, la agreden, o en el caso de tener poder, lo usan para lograr sus bajos instintos. Más de la mitad de las mujeres en el mundo vive hoy sometida y subvalorada. ¿Es Panamá una de estas sociedades? Creo que no.

La exposición de motivos del citado proyecto de ley indica: “La doctrina de los derechos humanos ha reconocido mediante instrumentos internacionales que el hostigamiento, el acoso en todas sus formas, el acecho, el favoritismo y la discriminación, por sexo o raza en cualquier ámbito, son una manifestación de poder dentro de las relaciones humanas y un fenómeno que tiene efectos y consecuencias que afectan la integridad física y mental, así como la dignidad de las personas, porque violentan sus derechos fundamentales. De igual forma, los juicios verbales fuera de situación son una forma de agresión y si se repiten de forma sistemática constituyen una forma de hostigamiento”.

La ley busca “modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres”, a través de políticas públicas y la educación. En definitiva, como sociedad debemos hacer cambios sustanciales en cuanto a nuestro comportamiento frente a la mujer, pero el cambio debe ser integral y que ella sepa diferenciar, por ejemplo, cuándo está ante un acoso de cualquier índole, o ante una galantería propia de la actividad conquistadora del hombre, y pasar a defender sus derechos.

Digo esto, porque la mujer también es parte del problema. Muchas son sometidas en sus hogares, barrios o trabajos, y callan ante el hecho. Algunas hasta lo consideran como algo natural, si no díganme ¿por qué el éxito editorial y fílmico de 50 sombras de Grey?

Prohijar y sancionar la ley sería muy atinado, por la igualdad de género y en busca de un mundo mejor.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código