hoyporhoy_2011-07-15

Poco importa si los asesinos del cantautor iban por él o estaban a la caza de otro: Facundo Cabral está muerto; la violencia no. Hasta ahora, Panamá ha sido afortunada porque en los períodos en que Colombia fue presa de esta, factores geográficos y políticos actuaron como barrera.

 Luego, cuando Centroamérica se cubrió de sangre –primero, por las guerras civiles, luego por las pandillas–, Costa Rica se irguió como muro de contención. Pero, ¿quién nos protege de la violencia que brota localmente? El crimen organizado florece en la corrupción; su brazo ejecutor –el sicariato– lo hace en la desigualdad, que garantiza mano de obra barata y dispuesta.

En Panamá se dan ambas condiciones; y por ello las encuestas revelan que a los ciudadanos les preocupa la inseguridad. Solo resta esperar que la muerte de Cabral no haya sido en vano. Que si el coraje y la integridad no son suficientes para impulsar a gobernantes y ciudadanos a actuar contra la impunidad, entonces que sea el miedo el que lo haga. Hoy, el escenario fue Guatemala; mañana puede ser cualquiera de nuestras calles.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Mar 2017

Primer premio

3 5 0 5

BBCA

Serie: 4 Folio: 8

2o premio

7058

3er premio

6560

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código