hoyporhoy_2011-09-11

Los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 marcaron la historia contemporánea. Los hechos de aquel día permanecen como símbolo del horror que el hombre puede desatar sobre sí mismo, y de su capacidad para superar nuevas cimas de espanto. Al mismo tiempo, y por fortuna, plasman el anverso del rostro humano: la solidaridad, la identidad en la especie común, la hermandad en el dolor y el sufrimiento. Aquellos hechos refieren también a la fragilidad del poder, sin importar la dimensión en que se ejerza.  

De manera indiscutible, tales sucesos generan todavía efectos que se hacen sentir en la política internacional. Como sea, aquel día el mundo perdió la inocencia que aún podía conservar. Es válido preguntarse si después de aquello algo es mejor. En todo caso, hemos terminado por entronizar el temor y la paranoia como elementos normales de la vida cotidiana.  

Hoy más que nunca, hay que levantar contra los signos del terrorismo y de la muerte los valores de la vida. A los fundamentalismos de todo cuño es preciso oponer la humanidad de la razón y del respeto. Es, como siempre, civilización contra barbarie.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código