hoyporhoy_2011-09-27

Nada justifica el uso irracional, desproporcionado y hasta brutal de fuerza que suele ejercer la Policía en sus relaciones de servicio con los ciudadanos de este país, así se alegue –con razón– una actitud prepotente o agresiva de parte de las personas cuando se les retiene en operativos policiales.

Es un comportamiento irracional, porque no es de esperar de quienes tienen como misión salvaguardar la vida en la comunidad bajo la consigna “Proteger y servir”. Es desproporcionado, porque el ciudadano en momentos así no tiene con qué, ni puede defenderse. Y finalmente es brutal, porque los agentes no levantan retenes solos, y al parecer hacen espíritu de cuerpo para contener al “agresivo”.

Hechos como los que reiteradamente suceden en el país exigen de los rectores de la seguridad pública señales claras de que lejos de ser complacientes con esta conducta, la condenan y sancionan como debe ser en un estado de derecho. Una verdadera policía está compenetrada de los derechos humanos, y comprometida en su observancia inexcusable. Esa es la policía de un sistema democrático. Otra, es simplemente represiva en nombre de la fuerza bruta.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

26 Abr 2017

Primer premio

5 1 8 7

BDBB

Serie: 2 Folio: 14

2o premio

0632

3er premio

1386

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código