hoyporhoy_2011-10-11

Como si hiciera falta, el Presidente de la República se encarga de darle al país nuevos elementos que demuestran que los políticos, en su gran mayoría, son gente cuya palabra no vale nada. Ahora reconoce que, cuando presentaba los informes sobre las cifras de inscritos en Cambio Democrático, las inflaba deliberadamente. Es decir, mentía.

La confesión tiene el propósito de demeritar el esfuerzo realizado este fin de semana por el perredé, pero, más que eso, lo que consigue es convencer a quienes lo escuchan de que está bien puesto el apodo con que lo bautizó ese pueblo que una vez creyó en él: ¡Mentirelli! Una y otra vez el mandatario olvida que su posición lo obliga a manejarse con seriedad y dignidad.

Pasa por alto que esa informalidad y esa supuesta ingenuidad dejaron de ser graciosas hace rato. Y que las mentiras grandes y pequeñas dichas por personas con cargos como el suyo, son las que terminan por llenar de escepticismo e indignación a los electores, al punto de impulsarlos a echarse a la calle en busca de los valores y principios que los políticos dejan regados, en su ascenso hacia el poder.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código