hoyporhoy_2011-12-10

Causa indignación ver cómo, repetidamente, llegan al país personajes como Valter Lavítola o, en su momento, Marc Harris, Jean Figali o David Murcia, realizan trámites legales y bancarios con envidiable agilidad y hasta reciben el beneplácito de las autoridades.

Figali fue nombrado embajador plenipotenciario por Mireya Moscoso, que además le dio carta blanca para desarrollar proyectos en tierras valiosísimas, a pesar de que no se sabía a ciencia cierta ni cómo se escribía su apellido.

A Harris, el Ministerio Público se negó a investigarlo ante una solicitud del FBI. Murcia se relacionó con figuras del entonces partido gobernante y además gozó de protección del SPI, en un país donde comunidades enteras pasan trabajo para que atiendan sus denuncias.

Lavítola se benefició de igual trato y además tuvo acceso al círculo íntimo de Martinelli. Tan en confianza llegó a sentirse, que osó asomar sus narices en ese santuario que, para los panameños, es el Canal. ¿Qué elixir dan a beber estos señores a nuestros funcionarios? ¿Por qué ninguno parece resistirse a sus encantos?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código