hoyporhoy_2012-01-04

Cuando debiera representar signos auspiciosos para la administración de justicia en el país, la designación del nuevo presidente de la Corte Suprema es poco alentadora.

Su trayectoria está marcada por servicios destacados y responsabilidades significativas durante los años de la oprobiosa dictadura militar, cuando su despacho orientaba infames políticas de censura, y desempeños cuestionados en pasadas administraciones del actual período democrático.

La suya no ha sido una selección en la que haya faltado la injerencia del Ejecutivo; por el contrario, confirma un claro alineamiento de las corrientes en la cúpula del Gil Ponce con los intereses de las Garzas. Por supuesto, quién no quisiera pasar por encima de suspicacias y antecedentes como los anotados y alentar la posibilidad de que una nueva jefatura traiga consigo tiempos renovadores para instancia tan importante.

El nuevo titular ha esbozado un plan de trabajo contra la corrupción que sería algo así como la proverbial expulsión de los mercaderes del templo, y ha pedido tiempo para demostrar que va a hacerlo. ¿Dará para algo arrebato tan entusiasta? ¡Que lo demuestre!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código