hoyporhoy_2012-01-15

El régimen paranoico que padecemos estableció la semana pasada una categorización precisa de nuestra sociedad, al definir como buenos panameños a los que aplauden al gobierno, y como malos a todos los demás. Al inventario de sus adversarios sumará seguramente ahora a los obispos del país que, como casi todos los sectores de la vida nacional, advierten de que la sintomatología política actual muestra un innegable deterioro de la institucionalidad, lo que amenaza con aniquilar nuestra democracia.  

Nada de eso escucha el gobernante, ensordecido por el aplauso fácil que compran dádivas y pesos subsidiados, al igual que lealtades de circunstancia. Tampoco ha tomado nota de que, a cuenta de su soberbia, tirios y troyanos históricos aligeran diferencias para ir al rescate de lo que quede en pie, cuando él ya no pueda dar mazazos a diestra ni a siniestra.  

Seguirá pensando que esa forma de gobernar suya le deparará el poder eterno en un país que él imagina solo de borregos. No sabe, todavía, que la historia se muerde su propia cola. Un día despertará para enterarse de que los “fariseos” son los más.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código