hoyporhoy_2012-03-17

Hay dos Panamá. Uno en donde el poder se conquista a fuerza de dinero y promesas vacías, y otro en donde se requiere de conocimientos, experiencia y buena reputación.

Uno en donde las simpatías se compran con subsidios y medidas populistas, y otro en donde el respeto se gana con resultados satisfactorios, administración eficiente y trato justo. Uno en donde todo está a la venta, desde las licitaciones y los permisos de construcción, hasta las concesiones y los fallos de la Corte Suprema de Justicia. Y otro en donde se respetan las leyes y se cumplen las normas.

A este último pertenece la Autoridad del Canal de Panamá, reconocida por el Instituto Ethisphere como una de las empresas más éticas del mundo. ¿Por qué lo hemos hecho tan bien en la ACP y tan mal en casi todas las instituciones estatales?

Ciertamente, el título constitucional que aísla al Canal de la politiquería ha sido un factor, como también lo ha sido la calidad humana y profesional de los dos administradores panameños, pero hay toda una serie de factores que valdría la pena identificar y, sobre todo, emular.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código