hoyporhoy_2012-03-23

En 2008, la alcaldía que entonces conducía Juan Carlos Navarro reinauguró el edificio Hatillo tras una inversión millonaria en compra, remodelación y equipamiento.

La mudanza, se dijo, permitiría ahorrar miles de dólares anuales en el pago de alquiler, mejoraría la atención al público, la gestión administrativa y la interacción entre instancias municipales. ¿Cómo es posible que, luego de tres años de realizada esta inversión, un informe de ingeniería señale que los elevadores, el aire acondicionado, el sistema eléctrico, las tuberías de agua y el mobiliario estén deteriorados o inservibles?

El informe merece una explicación, porque es inadmisible que cada vez que una obra de infraestructura contratada por el Gobierno colapsa –y los ejemplos sobran– los funcionarios que la contrataron, las empresas que ejecutaron los trabajos y los responsables de dar el mantenimiento se laven las manos, lo que equivale a pasar los costos de sus falencias a los únicos que no tuvieron arte ni parte: los contribuyentes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código