hoyporhoy_2012-11-07

Lo que el país vivió hace unas semanas fue aterrador: las principales arterias de las ciudades de Panamá y Colón fueron bloqueadas y el comercio se paralizó. Grupos de manifestantes gritaban consignas mientras se movían por las calles desiertas.

Turbas de maleantes vandalizaban la propiedad privada, incluidos algunos almacenes, hoteles y bancos. Centenares de antimotines descoordinados intentaban controlar los focos de protesta que emergían aquí y allá, pero solo la derogatoria de la Ley 72 trajo la calma. Se eliminaba así la causa inmediata del conflicto, pero quedaba al descubierto el mar de frustraciones y de reclamos que bulle bajo la superficie de ese Colón desempleado y decadente.

Esperemos que los políticos y dirigentes oportunistas se abstengan de agitarlo, porque solo con cordura, sensatez y respeto se podrá llevar a cabo un diálogo que permita ventilar los problemas y trazar un plan que traiga mejores días para Colón.

La llamada “ciudad atlántica” tiene todo el derecho a reclamar apoyo del Gobierno, y todo el potencial para despegar económicamente, si sus habitantes se comprometen a trabajar, como sociedad, para aprovechar las oportunidades que se les ofrezcan.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código