hoyporhoy_2012-12-25

Es Navidad. Vaciada casi ya del sentido que algún día simbolizó, no por ello debe dejar de rescatarse en su valor más preciado: el humanismo. Tal fue el espíritu que llevó a fuerzas enfrentadas en Bélgica durante la Primera Gran Guerra a silenciar las armas y entonar juntas un 24 de diciembre Noche de paz, el gran himno de la celebración.

Esta debe llevarnos a asentar en la sociedad la paz como principio fundamental de convivencia, a partir de reconocer que ella no es posible sin que autoridades y ciudadanos, sectores público y privado, orienten su actuar hacia el bien común.

El respeto mutuo entre los actores sociales, que pasa por privilegiar el diálogo y la tolerancia, la consulta y el consenso, es un requisito inexcusable para que al resguardo de la paz se den la equidad y la justicia social. Es obvio que en ausencia de estos factores no pueda hablarse de una paz verdadera y completa, y en cambio se amplíen brechas irreparables.

Así lo entiende la Iglesia al instar a quienes conducen los asuntos del país o aspiran a hacerlo, a enfocar su visión en la prosperidad y el bienestar de todos. En eco a ese llamado: ¡Es Navidad!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código