hoyporhoy_2013-01-12

Los mal llamados “semáforos inteligentes” –uno de los proyectos de factura de este y del pasado gobierno– han costado 22 millones de dólares, sin que sus beneficios puedan sentirse.

 Solo 36 de los 180 semáforos funcionan como debe ser, lo que pone en duda el papel de nuestras autoridades en el sector que deben “planificar, investigar, dirigir, supervisar, fiscalizar, y controlar las operaciones de tránsito y transporte terrestre”.

Pareciera que el proyecto se diseñó sin contar con una hoja de ruta clara y, peor aún, con datos que no se corresponden con la realidad. Fue una mala decisión que se suma a los altos costos del tranque, agravados por un creciente parque automotor que ya supera los 600 mil vehículos.

Y en momentos que el país invierte millones de dólares en proyectos como el Metro de Panamá y el reordenamiento vial, el fracaso de los semáforos nos obliga a preguntarnos si quienes nos gobiernan están pensando en soluciones integrales que mejoren nuestra calidad de vida o en “negocios inteligentes”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829