hoyporhoy_2013-05-08

Cunde en la región la tendencia peligrosa de gobernantes que, para conservar el poder a toda costa, deciden controlar o adquirir conglomerados mediáticos con el fin de contrarrestar la labor fiscalizadora del periodismo independiente. El ejemplo está en casa.

Hay un empresario que amplía sus posiciones en la industria, con la compra de periódicos, emisoras de radio y un canal de televisión, pese a la existencia de una ley que prohíbe tal concentración. El caso tiene un agravante: ese empresario es el Presidente de la República, un Presidente que no sabe o no ha querido separar su gestión privada de su quehacer público.

Cada vez que puede, aprovecha micrófonos y audiencias a su alcance, por su condición de figura pública, para promover sus empresas. Usa información confidencial para atacar a sus adversarios.

Y permite –o tal vez ordena– que instituciones del Estado canalicen una cantidad desproporcionada del presupuesto de inversión publicitaria hacia los medios que él controla. En otras palabras, los contribuyentes ayudamos a financiar sus inversiones y a alimentar su poder. ¡Hasta cuándo!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829