hoyporhoy_2013-05-09

Se sabía. A puertas de elecciones generales, el mandatario tiene previsto para los ciudadanos un extenuente (él nunca se cansa) programa de inauguraciones, calculado al detalle para recordar a los electores que jamás –en la eternidad– en este país ha existido otro que haga tantas cosas, al mismo tiempo y mejores.

Poner la capital al revés, reventar calles y avenidas, tumbar y levantar a la vez con prurito febril, es parte de la puesta en escena para mostrarse como una fuerza capaz de recomponer el caos.

El método no es nuevo, pero él lo ha llevado a la excelencia en virtud de esa capacidad suya de disponer y lograr que se haga lo que le parezca, así las deudas alcancen a agobiar hasta el país de nuestros nietos.

Que no hubiera estado mal y hubiese sido bueno para todos ver tantas obras comenzadas y entregadas. La cuestión es cómo se ha hecho y en cuánto va a terminar la cuenta, dados los sobrecostos y corrupción añadida.

Además de todo esto, el gobernante pretende endosar réditos políticos a la campaña de su propio partido, como se ha visto en vísperas de las primarias del Cambio. Pero apenas empezamos. En lo que resta, la fanfarria será todavía más estridente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829