hoyporhoy_2013-05-18

La presencia del candidato presidencial de Cambio Democrático en actos oficiales en los que el Presidente de la República inaugura obras, es a todas luces propaganda política y, además, pagada con nuestros impuestos.

Si el aspirante al solio presidencial actuara con ética, si aspirara a convertirse en un estadista, si estuviera preocupado por el buen uso del dinero del Estado, no asistiría a ellos, pero puede más la ambición política que la vergüenza ciudadana.

Por su lado, el presidente Martinelli debe ya abstenerse de desbalancear la competencia entre los candidatos. Ya bastante tenemos con el hecho de que varios de sus políticos, con pretensiones reeleccionistas, utilicen fondos públicos, no para promover obras, sino a sí mismos, incluyendo al propio gobernante.

El candidato de Cambio Democrático no es una persona más; su presencia en actos oficiales, lejos de hacerle bien a su imagen, lo que hace es generar crítica y suspicacia.

Ha elegido mal camino si piensa que puede materializar votos de los ciudadanos independientes –y quizás hasta de sus propios simpatizantes– y si cree que será aplaudido por ser un burdo oportunista.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código