hoyporhoy_2013-05-31

Las consecuencias de la grabación atribuida a un aspirante del PRD a la Alcaldía de Panamá son alarmantes y marcan lo que pudiera ser una escalada en esta campaña política que recién comienza. Si resultara que la grabación es de Roberto Velásquez –como, en efecto, todo parece indicar que sí lo es–, la política está más podrida de lo que sospechamos.

Por un lado, hubo una evidente conspiración para agredir a un precandidato para eliminarlo de la contienda electoral. Semejante amenaza solo revela el grado de descomposición de algunos políticos, que ante las cámaras de televisión proyectan institucionalidad y fuera de ellas una desmedida codicia de poder por el que son capaces de hacer lo impensable.

Por el otro, alguien grabó la conversación. ¿Quién fue? ¿Le pagaron por hacerla? ¿Cómo supo el Presidente de la República de ella antes que nadie? ¿Cómo fue a dar a las redes sociales?

Son preguntas cuyas respuestas ninguna autoridad siente responsabilidad de investigar. Y, finalmente, tenemos un gobernante que solo cree ser líder de su partido, olvidando que gobierna todo un país y su deber es llamar a la cordura, en vez de adoptar posturas irresponsables.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código