hoyporhoy_2013-06-17

Entre el 14 y el 16 de septiembre de 2000, en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, los dirigentes de todo el mundo hicieron la llamada Declaración del Milenio, una especie de acuerdo global para reducir los niveles de extrema pobreza que implicaba compromisos sujetos a plazos conocidos como los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El anuncio, que en su momento generó cierto escepticismo por la larga lista de declaraciones huecas hechas a la luz de encuentros similares, tenía plazos concretos y el apoyo de las principales instituciones de desarrollo del mundo.

Se trazaron ocho grandes metas que abarcaban desde la lucha contra la pobreza hasta conseguir que todos los niños tengan acceso a la educación primaria para 2015. Y esa quimera encontró apoyo no solo entre nuestros dirigentes, sino también en amplios sectores de la sociedad.

Así, la lucha contra la pobreza se convirtió en tarea común, en política de Estado, como debe ser hoy el reto de la desigualdad. Que quede claro, especialmente a los que hoy nos gobiernan –muy dados a regocijarse con la propaganda de que la República “empezó” en 2009–: cumplir alguno de esos objetivos es un logro del país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código