hoyporhoy_2013-08-01

La última orden del Presidente –la separación de Jerónimo Mejía como magistrado de la Corte Suprema– revela en su magnitud las intenciones de Ricardo Martinelli de aferrarse al poder y garantizarse impunidad. La mayoría con la que cuenta actualmente en la Corte no le deja tranquilo y la Sala Penal (donde Mejía ha sido la solitaria voz independiente) la quiere completa.

Los cargos en contra del magistrado son demenciales. Los amanuenses de la Asamblea Nacional, aunque prestos a complacer la orden emanada de las Garzas, saben que no cuentan con las dos terceras partes necesarias para removerlo. Por ello, la conjura apunta ahora a la Comisión de Credenciales, a través de la cual el gobierno pretende separarlo con la mayoría simple con la que la controla.

El complot palaciego es espeluznante y debemos demandar que se aborte inmediatamente. No hay actuación del Ejecutivo que no presagie trampa y esta es peligrosísima. Le sigue el control del Tribunal Electoral con miras al próximo torneo comicial, que ya pinta desigual y sucio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código