hoyporhoy_2013-08-08

IBT Group, una compañía de maloliente reputación cuyo representante en Panamá es un íntimo amigo del Presidente de la República, tendrá otros $100 millones más en sus bolsillos por obras que solo han sido un descarado proyecto de negocios.

Bien sabía Ricardo Martinelli que esas obras terminarían costando mucho más de lo que decía el papel. Además de los escandalosos sobrecostos –origen de la dudosa notoriedad de IBT–, hay que sumarle la carencia de personal calificado para esos centros hospitalarios porque, sencillamente, en Panamá no hay. Esa es la prueba, precisamente, de que la salud del pueblo panameño solo fue la excusa para regalar esos millones.

Ahora, de la noche a la mañana, el Presidente cambia de opinión, luego de haber dicho que IBT no terminaría nunca esos hospitales: “...Andan pidiendo adendas y extras... Esto es un bello desastre”. Vea, Presidente, lo que es un verdadero desastre es que usted malgaste dinero que no es suyo en las empresas de sus amigos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código