hoyporhoy_2013-08-25

El 28 de agosto de 1963, durante la marcha por la libertad y empleos en Washington, en las escalinatas al monumento a Abraham Lincoln, Martin Luther King Jr. pronunció uno de los discursos más poderosos de la historia de los derechos humanos: I have a dream (Tengo un sueño).

Este sábado, en la capital estadounidense, miles de personas de todo el país se congregaron para conmemorar el 50 aniversario de aquella magistral pieza de oratoria del malogrado pastor bautista que encabezó el movimiento que alumbró la Ley de los Derechos Civiles (1964) y la Ley del Derecho al Voto (1965). Esas normas que proscribieron la discriminación por razón de raza, género, religión o nacionalidad en Estados Unidos se constituyeron en un hito en la lucha por los derechos de las minorías. Ese reclamo se esparció por todo el mundo, y hoy, más que nunca, sigue vigente, especialmente en nuestro Panamá, que se jacta de moderno y abierto, pero aún margina.

Las actitudes de discriminación por etnia, religión, nacionalidad o incluso orientación sexual -como lo observamos hoy con indignación y pesar- persisten como una prueba de que la intolerancia y la barbarie están en nuestros propios corazones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código