hoyporhoy_2013-10-06

El consumo per cápita de arroz en Panamá es de los más altos del mundo, con un promedio de 154 libras. Dependemos en gran medida de este producto para nuestra alimentación básica.

De ahí la antigua y sabia práctica entre nuestros campesinos de sembrar arroz en la temporada lluviosa y obtener cosechas para todo el año, que se medían en unidades tan arcaicas como la fanega, el almud y la arroba. Era el principio instintivo de la seguridad alimentaria de las familias rurales. Pero de ello hemos aprendido muy poco.

Hoy, gracias a la ciencia y la tecnología, disponemos de excelentes técnicas de manejo de suelo, riego y semillas. Sin embargo, la cantidad de hectáreas sembradas de arroz decrece año tras año. Eso nos deja a expensas de lo que pase en el resto del mundo para importar lo que a otro le sobra, o quiera vender. Ejemplo de países que pagan caro por este tipo de prácticas es Venezuela, que vive de carestía en carestía pese a su enorme riqueza petrolera. Los programas de apoyo al sector productivo nacional –especialmente a uno tan estratégico como la producción del grano básico– deben obedecer a políticas de Estado, sostenibles en el tiempo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código