hoyporhoy_2014-01-07

De no ser porque guarda relación con algo tan serio como la institucionalidad democrática del país, el proceder del fiscal electoral solo llamaría a risa. Ineficaz como la Contraloría e inocuo como la Autoridad de Transparencia y Acceso a la Información Pública, la Fiscalía Electoral, a lo largo de la gestión de quien la dirige, es en verdad un vergüenza nacional.

 Cuando nadie le ha escuchado opinión alguna sobre la intervención descarada del mandatario en política partidista, ni acerca de la utilización de recursos públicos como combustible para la campaña de Cambio Democrático –en la que ahora la alcaldesa candidata compite por gastar más plata–, el fiscal desconocido comunica a todo el mundo que se apresta a llevar cabo diligencias de allanamiento en la sede de una entidad para allegar pruebas sobre la comisión de un delito electoral.

Lo sublime del ridículo, porque es lo mismo que anticiparle a los delincuentes que mañana a tal hora se acudirá a sus residencias para buscar debajo de los colchones lo que haya sido robado. Más le valdría al deslucido en referencia no levantar cabeza y permanecer, insepulto, en su mutismo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código