hoyporhoy_2014-01-15

Si algo hay que reconocerle a la firma brasileña Norberto Odebrecht es que sabe hacer negocios. Pareciera que en Panamá no hay más empresas.

Sin importar qué tan monstruosos sean los precios de las obras que construye, siempre se las arregla para salir con el contrato debajo del brazo. Así, se ha convertido en el mayor contratista del gobierno de Ricardo Martinelli, quien fuera también uno de sus máximos críticos como candidato a la Presidencia. Pero vino el “cambio” y nada cambió.

Ahora vemos casi con terror –por el precedente establecido– que Odebrecht no solo construirá obras del Gobierno, sino que las administrará, como si fuera poco lo que ha obtenido de funcionarios que le aceptaron viajes y dádivas.

¿Cómo es posible que ahora el ministro de Obras Públicas firme un contrato hecho a la medida de la empresa constructora en perjuicio de los intereses de los panameños?

El descaro de estos seudo servidores públicos es inimaginable, no solo por lo grotesco de lo que se apresuran a firmar sin siquiera medir sus consecuencias, sino porque a esto le llaman progreso y nos lo presentan como un logro, cuando en realidad es un atraco.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código