hoyporhoy_2014-02-01

Da vergüenza ver las sesiones de la Asamblea Nacional. La exigua participación de los diputados en el pleno evidencia dónde están sus prioridades.

 El deseo de reelegirse los aleja de sus deberes, pero sin renunciar al salario ni a los privilegios del cargo. Las comisiones de trabajo de la Asamblea también sufren sus ausencias, paralizando casi por completo las labores legislativas.

Los diputados deberían poder combinar en justo equilibrio sus aspiraciones electorales y los deberes del cargo.

Lo que es inadmisible es que abandonen su puesto en busca de votos, cuando lo que deberían hacer es legislar.

No es suyo el derecho de obstaculizar la labor de un órgano del Estado y mucho menos por intereses personales.

Contrasta su poca productividad de este mes con el trabajo de las sesiones extraordinarias, en las que sí hubo tiempo para discutir o, más bien, leer sin profundidad, los proyectos enviados por el Ejecutivo para su aprobación. Solo están allí para obedecer órdenes. Y así pretenden que les llamen honorables.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código