hoyporhoy_2014-02-04

La campaña Arias-Martinelli ha llegado demasiado lejos en su empeño por hacerse con las elecciones. Manejar y espiar la información confidencial de todos los ciudadanos no solo es ilegal, sino que constituye una arbitrariedad de proporciones inimaginables.

 No se trata de la obra de un hacker, como pretende hacernos creer su jefe de campaña; su versión es un insulto.

La página de José Domingo Arias fue diseñada para obtener información íntima de las personas que, en manos de irresponsables o delincuentes, puede poner en riesgo, incluso, su integridad física, de sus familiares y hasta puede ser usada con fines políticos tan infames, que da escalofríos solo de imaginarlos. Si hay alguna duda del propósito del entuerto, solo hay que ver la información que revela el sitio sobre el fiscal electoral y su familia.

Y es que ni los cómplices se salvan. Lo peor es que el Presidente de la República lo justifica diciendo que su partido está en todo su derecho de hacerlo.

No respeta a sus conciudadanos e invade su intimidad sin remordimientos. Para él y para sus desquiciados adeptos, los panameños no somos más que números en sus planes de mantener el poder.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código