hoyporhoy_2014-07-08

Francisco se muestra dispuesto a llevar a cabo, durante su papado, acciones trascendentes para el catolicismo. Pocas tan esperadas como la de afrontar con determinación, desde la cabeza misma de la Iglesia, el flagelo de la pederastia, que por largo tiempo ha causado dolor, sufrimiento y vergüenza entre sus víctimas.

A estas ha pedido perdón el Pontífice por los “graves abusos sexuales” cometidos por sacerdotes católicos, al tiempo que denunció el “pecado de omisión” en que incurren quienes, dotados de autoridad, callan, silencian y esconden a los culpables de tan condenable delito.

Y no es una condena más ni una cualquiera, puesto que proviene del que ocupa la silla de Pedro, constituyendo por tanto –es lo que el mundo espera– el punto de inflexión en un estado de cosas llamado tanto a la rectificación como al fin de la complicidad y la impunidad vistas hasta ahora con relación a la materia.

“No hay lugar en el ministerio de la Iglesia para aquellos que cometen estos abusos”, advierte el Papa, al tiempo de comprometerse a “no tolerar el daño infligido a un menor por parte de nadie”, con independencia de su jerarquía.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código