hoyporhoy_2014-10-28

Con candor y sin pudor, uno de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia declaró, entre otras cosas, que “Moncada es solo la punta del iceberg”. Sea que esto fuera cierto o producto del desdén o la venganza, se revela el estado de crisis del Poder Judicial que va más allá de la falta de recursos económicos y de la debilidad de las instituciones y normas jurídicas.

A diferencia de los otros órganos del Estado, el Judicial no se forma solo, sino que depende del resto de poderes públicos. Cuando un magistrado reconoce que no tiene la formación o que existen claros abusos de poder -como cajas fuertes y visitas constantes de quien se aduce en corrillos es el “décimo magistrado”-, lo que se pone de manifiesto es la podredumbre de nuestra clase política.

Cuando se confiesa que la Corte Suprema de Justicia es “para un corrupto una mina de oro” y solo se puede esperar “que la gente venga y nos cierre”, la responsabilidad que les resta a nuestros gobernantes es entender que si los magistrados, procuradores y el contralor no corresponden a lo mejor que Panamá tiene para ofrecer, se le causa un profundo daño al futuro de la democracia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código