URUGUAY

La imagen y la realidad: José A. Friedl Zapata

Mucho se habla y escribe sobre la increíble degradación institucional, republicana y de la corrupción de las cúpulas gubernamentales, que llegan hasta lo criminal en la Argentina y, también, en otros países latinoamericanos miembros del Alba, todos con proyectos populistas. Pero poco se sabe de otro miembro activo de este grupo, es decir de la República Oriental del Uruguay, que cuenta desde hace ocho años también con un gobierno de extrema izquierda, manejado por exguerrilleros tupamaros que ocupan importantes ministerios y dirigen poderosos sindicatos. Uruguay, a pesar de tener viento en cola por la excelente coyuntura internacional de sus productos, está despilfarrando sus entradas en pésimas políticas clientelistas, populistas, demagógicas. Lejos está el Uruguay considerado, aún hoy falsamente, como una especie de Suiza de Latinoamérica.

Uno de los mejores ejemplos de este deterioro lo tenemos en el plano de la educación pública en un país que se ufanaba con razón por el alto nivel cultural de sus habitantes. Desde que el Frente Amplio se hiciera cargo del gobierno, en el año 2004, los índices de la educación pública han retrocedido dramáticamente, a pesar de que los gastos para este rubro han aumentado extraordinariamente. La educación pública pasó de representar un 7% al 16% del gasto público. Sin embargo los resultados han sido desastrosos debido a la politización, a la intervención de los sindicatos dominados por miembros del Partido Comunista Uruguayo. Uruguay en medio de una excepcional bonanza económica se ha cortado las alas del progreso.

El 22.6% de los jóvenes ni estudia ni trabaja. Se los llama los “jóvenes ni-ni”, y ni siquiera están buscando trabajo. El 48.8% de ellos no terminó el ciclo básico escolar. Los planes de contención social para estos, que se calculan en 36 mil personas, no avanzan por la desorganización e improvisación existente en los ministerios y en la absoluta falta de calificación de los funcionarios asignados nombrados solamente gracias a la pertenencia al partido político gobernante. La resignación y la marginalización en este grupo de jóvenes es enorme y muchos declaran con amargura que ven cómo “el tren ya pasó”.

La educación primaria tiene enormes deficiencias debido, en gran parte, a la politización y radicalización de los sindicatos que la dominan. Esto se demuestra entre otros hechos en las pruebas Pisa con estándares internacionales. Los resultados para el Uruguay han mostrado que este país ha empeorado enormemente tanto en puntajes como en tasas de fracaso. Ante estos desastrosos resultados, las autoridades de educación respondieron que en adelante no tomarían más en cuenta estas evaluaciones, dado que están concebidas para el primer mundo, y en adelante el Uruguay desarrollará sus propias evaluaciones. La implementación del Plan Ceibal que busca que cada niño cuente con una computadora no ha hecho que el nivel de la educación haya mejorado sensiblemente.

Pero, también, en el nivel de los estudiantes de enseñanza secundaria y universitaria la situación es realmente alarmante por su degradación. La premisa del Frente Amplio y del presidente José Mujica parece ser la de “nivelar para abajo” y lo que es aún más grave para una democracia es que esta gente confunde educar con adoctrinar.

El director de educación secundaria confiesa que “la calidad de la enseñanza no es lo que importa, el tema es que terminen el liceo aunque rindan poco”. Otra demostración de la nivelación para abajo lo da una declaración conjunta de la Comisión de Enseñanza Secundaria que propuso eliminar los exámenes y que los estudiantes pasen de año aunque no dominen las asignaturas de todos los campos de formación. El resultado de esta nivelación para abajo se notará luego en todas las facultades de la Universidad de la República. Tomemos por ejemplo el hecho dramático que el 92% de los jóvenes estudiantes que ingresan a la carrera de ingeniería no poseen el mínimo de comprensión lectora, y en otras facultades sucede lo mismo.

A la caza de votos cautivos para asegurarse el triunfo en próximas elecciones nacionales, se ha implementado un programa llamado “Plan de Equidad” que buscaría la inserción laboral de las poblaciones más excluidas, entre ellas muchos jóvenes, y al que se anotaron unas 80 mil personas de hogares socioeconómicamente vulnerables, sin que se elaboraran paralelamente mecanismos de control y de contrapartidas para que estas personas justifiquen el dinero recibido. En diciembre se supo que el 80% de ellos había rechazado ofertas laborales, porque si aceptaban estas propuestas de trabajo formal, perdían el beneficio del Estado. La productividad de un país está estrechamente relacionada con la calidad educativa de la fuerza de trabajo.

Los programas del gobierno tienen más un carácter populista, clientelista, demagógico que busca simplemente asegurar un potente apoyo en instancias electorales próximas sin ningún tipo de control en el gasto público, más que de mejorar el nivel educativo en vista a un futuro internacional cada vez más competitivo para el país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código