CANDIDATURAS

Ser independiente: Alexander A. Alleyne Botacio

En el presente período electoral, la incursión de las candidaturas independientes pone en la palestra las controversias sobre su viabilidad y su rol en el cuestionado sistema político. La consolidación de la democracia ha pasado por procesos que implican la apertura a una pluralidad de partidos, además de la inclusión de nuevas figuras atractivas para los ciudadanos desanimados por todo lo que implica el accionar político. Sobre todo, ante el distanciamiento de las legítimas aspiraciones ciudadanas, para favorecer el interés de la “línea partidista” o el innegable desencuentro entre “gobernar para las mayorías” o para un grupo en el “poder”.

Bajo este matiz y otros factores, nacen las candidaturas independientes, como una vía alterna para lograr mayor representación política y como mecanismos para que los ciudadanos accedan a un puesto de elección popular, al margen de los partidos existentes.

Hoy, las candidaturas independientes movilizan a ciertos ciudadano y desalientan a otros. Movilizan, porque emergen como elemento de ruptura ante la cuestionada partidocracia y los “consecuentes-conocidos escándalos”. Estas se consideran una herramienta ciudadana para entrar al juego político, a la toma de decisiones y a la representatividad, con independencia, aun en condiciones minoritarias. Desalientan, en la medida que se adhieran a la dinámica electoral de algún partido con aspiraciones o en el poder, dejando de lado el propósito y la confianza ciudadana depositada en la figura. Algunas de estas posturas nacen del fragor de las demandas por mejores condiciones en temas varios, otras representaban una legítima defensa a las violaciones de algunos de los derechos inherentes a la condición de ciudadanos o una favorable proyección mediática.

Cabe la frase de José Martí: “A lo que se ha de estar no es a la forma de las cosas, sino a su espíritu. Lo real es lo que importa, no lo aparente. En la política, lo real es lo que no se ve”.

Son, precisamente, algunos de los elementos antes descritos los que seducen e impulsan a los partidos a ir a la “caza” de las figuras o posturas independientes y, en consecuencia, se generan ecuaciones políticas híbridas con capacidad de denotar niveles de transparencia, en donde el ciudadano con fatiga partidista logre identificar sus aspiraciones. Ello puede denotar la escasez de figuras con determinadas características en los colectivos; por otro lado, brindarle ese impulso de vitalidad que necesitaban a determinadas candidaturas. Lo cierto es que la figura de “independencia” se maneja desde los discursos, el fondo se expresa en la realidad.

Uno de los mayores desafíos de los independientes será conciliar aspiraciones ciudadanas, que en algún momento enarbolaron como bandera de lucha, y los propósitos políticos partidistas por medios de los cuales fueron sumados a las respectivas fórmulas electorales. De lo contrario, el regreso al activismo temático será de forma accidentada, y el contragolpe ciudadano será inevitable.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código