ECONOMÍA

La inflación por activos inmobiliarios: Mauro Zúñiga Saavedra

Cuando usted, caro lector, vea que sube el precio de los productos de forma sostenida, mientras las cifras oficiales hablan de inflación moderada, debe tener en cuenta varios aspectos.

Primero, que la canasta básica del gobierno se refiere a varias zonas (Panamá, San Miguelito y el resto del área urbana) y usted compra en una zona concreta. Segundo, la evolución de los precios, no el índice general, porque su patrón de consumo concreto no tiene por qué coincidir con el patrón de consumo medio de la cesta, sobre todo si se ha calculado con una encuesta antigua. Tercero, puede que usted ponga su atención solo en los bienes y servicios cuyo precio sube, no en todos los bienes. Lo que sería un error de observación.

Y si a pesar de esto no logra entender por qué tiene la sensación de que el costo de la vida sube mucho más rápido que las cifras oficiales del gobierno, entonces, solo le queda un misterio por resolver: averigüe qué establecimientos visitan los encuestadores y vaya allí a comprar. Pero si aún los datos no le satisfacen, entonces exíjale al Gobierno que mejore la metodología, como se hizo en Costa Rica, con una cesta más actualizada, mejores ponderaciones y métodos muestrales que permiten un indicador de inflación más cercano a la percepción ciudadana de la evolución de precios.

Así como lo lee. Mientras Panamá se maneja con una base para cálculo del índice del precio al consumidor (IPC) de octubre de 2002, y cuya encuesta de ingresos y gastos de los hogares (EIGH) que le sirve de referencia data de 1998, Costa Rica maneja un IPC de julio de 2006, cuya encuesta referencial se hizo en el periodo 2004-2005.

Algunos economistas consideran demasiado extenso ese tiempo (desde octubre 2002 al presente), por lo que no se reflejan fielmente las diferencias de gastos de las personas. Lo lógico, dicen, sería que se actualizara la base para recoger esa forma de gasto. Caso omiso.

A pesar de que los burócratas panameños elaboraron una EIGH en el periodo 2007-2008, a la fecha no han calculado una nueva base para el IPC, y ya pasaron seis años. En tanto, nuestros vecinos ticos cuentan con una encuesta de 2013. Solo les falta estructurar la nueva base que, a razón de su pasado reciente, lo harán este o el próximo año.

Entre más reciente es el año base del IPC, más ciertos son los datos que arroja la inflación en la economía de un país. ¿Realmente tiene Panamá una inflación moderada? No lo creo. Desde el 2002 hasta hoy, registra un comportamiento inestable, con picos altos alcanzados en el 2008, bajos en 2009 y 2010, y moderados desde 2011. Lo curioso es que en ese mismo periodo, el poder adquisitivo se deterioró, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo, advirtiendo que hay otros factores no contemplados en el IPC que inciden en la capacidad de los individuos para adquirir bienes y servicios. Una de esas variables son los activos inmobiliarios.

En Panamá, la deficitaria balanza de pagos por cuenta corriente del año 2013 supone una posición deudora del país frente al resto del mundo (necesidad de financiación), que ha sido cubierta por la inversión exterior, la venta de activos nacionales, las solicitudes de préstamos y, finalmente, por un ajuste en las reservas. Observamos un país con una inflación moderada, pero con un déficit por cuenta corriente que creció 26% en 2013, con utilidades reinvertidas y no distribuidas que representaron el 60% de la inversión extranjera directa y se incrementaron un 86% con respecto al 2012, y con un aumento del 47.5% de las actividades económicas relacionadas al sector inmobiliario (construcción, intermediación financiera y actividades inmobiliarias), según cifras de la Contraloría General de la República.

Esto nos lleva a preguntar: ¿Dónde se canaliza la inversión nacional (ahorro nacional más inversión extranjera)?

La balanza de pagos de 2013 indica que se pagó a los no residentes con factores de producción en el país poco más de 3 mil millones de dólares en concepto de intereses, beneficios o dividendos. En comparación, Panamá recibió apenas 20 millones de dólares de rentas por residentes en el país que son poseedores de factores de producción en el extranjero (persona local de las embajadas y consulados, organismos internacionales y otros).

Esta excesiva reinversión de utilidades (inversión nacional) en construcción y actividades inmobiliarias, fruto de una ineficiente asignación de recursos, está sustentada en expectativas sobre rentabilidades futuras de la inversión excesivamente optimista (burbuja inmobiliaria). “La impresionante reducción de la inflación es una ilusión peligrosa: se ha obtenido principalmente sustituyendo una serie de problemas graves por otros”, nos recuerda el economista financiero Peter Warburton. En este sentido, un aumento moderado de los precios al consumo no protege de todos los peligros, si se incrementa de forma desmesurada el precio de los bienes de inversión, como los activos inmobiliarios.

Le corresponde al nuevo gobierno atreverse a tomar medidas firmes para corregir los efectos de la inflación, Más allá de acciones paliativas como el congelamiento de ciertos artículos de la canasta básica, hay que generar una nueva base del IPC y hacer una eficiente asignación de los recursos que actualmente se destinan, en un alto porcentaje, al sector inmobiliario.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código