EDUCACIÓN

De la informalidad, a la formalidad: Samuel Rivera Valencia

Panamá ha sido el país con mejores indicadores de la región en el último quinquenio, creciendo a un ritmo promedio que supera al total de Latinoamérica.

De acuerdo con la Cepal, el producto interno bruto crecerá en un porcentaje alto para la región. De ser así, hay retos que debemos enfrentar como país, debido a los miles de trabajadores que hoy laboran en el sector informal y afrontan grandes desventajas por no estar inscritos en el régimen de seguridad social, sin posibilidad de tener una pensión por vejez y, lo peor del caso, que formarán parte del grupo que reciba “los 120 a los 65”. Algunos alumnos de Adam Smith preguntarán: ¿Para qué invertir en esta gente?

Nuestro pequeño país tiene cerca de 90 mil trabajadoras domésticas y 203 mil jóvenes que ni estudian ni trabajan. Lo más seguro es que algunos de los del segundo grupo acaben en manos de las pandillas, mueran a temprana edad o pasen a ser parte de esa masa de trabajadores que sobrevive en el sector informal. Las cifras indican que de cada 100 empleos que genera esta pujante economía, 36 son del sector informal. Se puede decir que tenemos un 39% de trabajadores en el sector informal. También se menciona que Panamá tiene pleno empleo, pero les tengo malas noticias, esto solo se registra en la capital del país, mientras que en las áreas rurales la cosa no pinta nada bien.

Con base a esta realidad podemos responder a la pregunta anterior. Debemos hacer inversiones públicas y privadas en los lugares que indiquen las cifras de desempleo. En aquellas áreas olvidadas en las que predomina la informalidad, evasión y la retención de las cuotas que se pagan a la Caja de Seguro Social.

Bajar los índices de informalidad es una obligación que tenemos. Si no hacemos nada al respecto, dejaríamos al país en manos de hombres y mujeres poco preparados.

Por todas estas razones, le planteamos el reto a los sectores productivos para la búsqueda de acuerdos que a la postre se conviertan en políticas públicas consensuadas, en cuanto a qué profesiones técnicas y de otro tipo demanda el mercado laboral hoy día.

Este proyecto requiere de una inversión importante, porque el propósito es formar a muchos jóvenes, hombres y mujeres a los que si no les extendemos la mano ahora, en poco tiempo irán a parar al sector informal, sin ninguna preparación.

Debe quedar claro que esta apuesta no solo ayudará a bajar los altos índices de informalidad, sino que servirá para ayudar a muchas familias. Se ha comprobado que el mejor remedio contra la pobreza es la educación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código