EMPLEADOS PÚBLICOS

El injusto salario mínimo: Martín Omar Pino P.

En las instituciones estatales reciben el salario mínimo las secretarias, los trabajadores de mantenimiento, los trabajadores manuales, los celadores, los choferes, los inspectores, los encargados de seguridad, los porteros, los bibliotecarios, etc. Esta fuerza laboral recibe un pago mensual de B/. 375.00, lo que equivale a B/.187.50 quincenales.

Cuando a estos B/.187.50 se les descuentan el Seguro Social, el Seguro Educativo y algún préstamo que el trabajador se ha visto obligado a adquirir para tener en dónde vivir, observo con tristeza que le quedan aproximadamente B/.100.00 libres, que deben distribuir en la compra de comida para la familia, en transporte para él y para que los hijos vayan a la escuela, en el almuerzo de él y en la merienda de los hijos, en vestido y útiles escolares. Las damas, además, tendrán que invertir algo más en maquillaje. La lógica elemental permite analizar que la administración de este salario arroja resultados con números rojos cada quincena.

Días atrás, charlaba con un bibliotecario, con más de 25 años de servicios al Estado, y lo observé desanimado, desalentado, apático. Intenté alentarle, animarle, motivarle, pero me frustré al no lograrlo. Este mismo ejercicio lo practico con secretarias, trabajadores manuales, inspectores y otros servidores públicos. Posteriormente, analizando la realidad económica antes descrita, concluyo que es sumamente difícil motivar o elevar la autoestima de quien experimenta carencias económicas de este tipo.

Estos trabajadores son héroes de la patria, porque a pesar de tan escasos recursos se las ingenian para sostener su hogar, para salir a trabajar a diario y para mantener en buenas condiciones administrativas, limpias y ordenadas, las instituciones estatales. Llama la atención que no se valoran los méritos académicos de estas personas, pues ganan igual la secretaria del director, con más estudios, que el trabajador manual con escasos estudios. No existe una política equitativa de salarios, por responsabilidades o capacidades. Pido a Dios y a nuestros gobernantes que, por favor, se apiaden de esta sufrida masa laboral. A diario escucho que este país es próspero, que hay riquezas, crecimiento económico. Y, entonces, ¿para qué construir más hospitales, si lo que tenemos que evitar es que la gente se enferme? Permítanme decirles que la pobreza y la falta de recursos económicos son los principales detonantes y propiciadores de una sociedad enferma en lo físico, laboral y mental.

¡Qué agradable debe ser la vida para quien cuente con recursos económicos suficientes! Mejor aún si le sobran. ¡Qué dura es la vida para aquel al que no le alcanzan los recursos! A la mayoría no le alcanzan, no porque no los sepan administrar, sino porque ¡son tan escasos!

Señores administradores del Estado panameño, en campaña ustedes prometieron dar lo mejor para resolver los problemas de los más necesitados. Aquí tenemos un ejemplo de grandes necesitados (los servidores públicos que ganan un salario mínimo). Por favor, ¡justicia!, ¡justicia para esta gente! Considero que el salario mínimo para ellos debe rondar los B/.600.00. Con este salario evitaríamos que nuestros niños vayan a la escuela mal nutridos, que el padre o la madre de familia vaya a su trabajo con la preocupación de no poder cubrir las necesidades básicas de su familia, de su hogar.

Con la ley que creó el programa de 100 a los 70, se hace justicia a panameños que han dado lo mejor de sí y ahora, en edad avanzada, disminuida su fortaleza física, se tienen que replegar. El proyecto de ley del del Ángel guardián le haría justicia a los niños que vienen a este mundo con problemas físicos, para que sus familiares no los tengan que abandonar por falta de recursos. Estoy a la espera de una la ley que le haga justicia a los sufridos servidores públicos que ganan el salario mínimo. Excelentísimo señor Presidente, muestre su sensibilidad humana y déle respuesta a esta importante masa laboral.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código