INSOCIABLES

El insoportable juega vivo: Agustín Clément

El fenómeno del juega vivo panameño o corrupción light, contamina y corroe a todos los estratos de la sociedad. Indistintamente del grado académico, los ingresos, del color de piel, la religión, la forma en que se transportan o su preferencia sexual miles de panameños (as) ponen sus intereses por encima de los demás, sintiéndose especiales de alguna forma o diferentes.

Sin embargo, solo leo sobre formas de juega vivo en la clase baja, popular o trabajadora. Se critica a quien se inscribe en todos los partidos para obtener desde gorras hasta un nombramiento de $300/botella en la Asamblea. Se critica al que recibe los jamones de Chello o al que se roba las plumas y lápices de su oficina gubernamental, pero no a los educados, gentiles, clase media, clase alta, que son tan o más juega vivos que los de abajo. Que con sus sonrisitas y buen vestir se comen una vaca y no la eructan. De esos quiero hablar hoy.

Hace poco fui a la graduación de ballet de mi ahijada, en Atlapa; un lindo espectáculo de la maestra Raisa Gutiérrez. Era vergonzoso ver gente, dizque educada, bien vestida y hasta hablando con la papa en la boca, guardando puestos... filas enteras de 10 ó 15 butacas para sus familiares. Mis ojos no daban crédito. Guardarle puesto a alguien es “juega vivo” a su máxima expresión. O sea... yo me levanto temprano, me alisto, preveo el tráfico para llegar a tiempo mientras otros descarados mandan a su abuelita, con blower y cinco carteras, a que les guarde puestos, para que ellos, que se creen especiales... no tengan que hacer lo mismo que yo. ¿De qué estamos hablando? Ay de usted, si se atreviese a preguntar por esos puestos guardados o a reclamar lo injusto del asunto... se les salía, a las señoras encopetadas, su instinto de doberman de la dictadura para defender, a capa y espada, sus preciados puestos. ¿Y los organizadores del evento?, bien gracias, ¿y usted?

Hasta hoy nunca he visto un carrito de esos viejitos, destartaladitos y oxidados, robándose el estacionamiento de discapacitados, solo veo (tengo fotos que lo prueban) carrazos tipo Hummer, Cayenne y Prado... (Esos mismos en los que las mujeres bajitas ni se ven al volante) usando, descaradamente, el parking celeste especial o tomándose dos estacionamientos para quedar más cómodos. ¿Son ellos especiales, acaso? Pregunto. ¿No es eso juega vivo? Sí, lo es. Es lo mismo que tomar los Chello-jamones. Es gente a la que solo le importa ella misma. O para la que la palabra convivir no existe en sus refrigerados cerebros.

Esta misma “elite” de la que les hablo –quizás usted que me lee es uno de ellos– llega al cine y jura que está en su casa. Gente que habla alto, comenta la película, chatea y, la luz de su smartphone, incomoda a todos; que pone los pies en el asiento de adelante, porque está vacío y le vale un comino que se ensucie... esa gente es “juega vivo”. La culpa, en mi opinión, es de los dueños de las salas a quienes le sabe a cake que la mayoría de sus clientes se vea afectada por insolentes e inmaduras personas que, aunque hayan estudiado dos maestrías y un doctorado, en sus casas nadie les enseñó a comportarse. Y es normal, este país es un paraíso del comercio y ningún comerciante invertirá en una campaña para crear mejores ciudadanos. Mientras les den dinero ¡Qué importa cómo se comporten!

Estas personas estudiadas/viajadas, algunas con rosarios de la virgen y pescaditos que dicen Jesús en los bumpers de sus autos, se cuelan en la fila, usan los hombros, no dan paso.... ¡Vamos! Le están quitando el trabajo a los honestos y decentes taxistas que circulan en la ciudad. Sí, quien se cuela en la fila es “juega vivo” de la peor calaña, igual que el que manda a su suegra al banco para que ella haga la fila de jubilados. Pero ojo, que en Panamá los juega vivos al volante están protegidos por los vidrios ahumados. Sí. Como aquí nadie le ve la cara al que maneja, qué rayos importa si usted le tira el carro a peatones que cruzan por una línea de seguridad, o se cuela o gira donde no es, o se estaciona donde no se debe... ¡Felicidades!, usted es un conductor anónimo con derecho a hacer lo que le venga en gana, pues la mentalidad del “juega vivo” es hacer sus fechorías con la esperanza de que la policía no lo pille. @agusclement

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

19 Dic 2014

Primer premio

8 1 9 6

CBCB

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

0066

3er premio

0013