POLÍTICA INTERNACIONAL

La intervención de Panamá en materia de armas nucleares: Janaina Tewaney Mencomo

A propósito de la Asamblea General de jefes de Estado que se llevó a cabo en Naciones Unidas la semana pasada, el Presidente de la República de Panamá emitió un discurso en el cual dedicó ciertos minutos al tema nuclear. A pesar de que gran parte de la atención de los medios locales se enfocó en lo que él dijo con respecto al asunto limítrofe de Nicaragua, no puedo dejar pasar por alto un llamado de atención a lo que considero palabras ambiguas y, por consiguiente, peligrosas en materia nuclear, ante un auditorio de tan alto perfil.

El mandatario expresó lo siguiente: “Nos preocupa la escalada de violencia que se viene dando en el Medio Oriente con amenazas veladas y abiertas de utilizar armamento nuclear para callar el derecho de países y de pueblos de vivir en paz en su territorio”. Al respecto y ante un señalamiento tan amplio y abierto, la duda que salta es la siguiente: ¿A quién se refiere el Presidente? ¿Quiénes son, según él, los que hacen amenazas veladas del uso de armas nucleares? ¿Quiénes son aquellos a los que se les quiere callar el derecho de vivir en paz en su territorio?

El Presidente prosiguió de la siguiente manera: “En el Medio Oriente hay suficientes intereses con poder nuclear y capacidad para introducir y probar armamentos de gran poder destructivo en dicho escenario de conflicto bélico, como para que nosotros, los aquí reunidos, ignoremos lo que está pasando”.

Hilando fino, tomando como precedente los recientes votos e intervenciones de Panamá en la Asamblea General de Naciones Unidas, al igual que los lineamientos políticos y tratados de cooperación que se adelantan, podríamos inducir que Panamá hacía eco a los intereses y discurso de Israel en esta materia, al igual que de Estados Unidos con relación a las sospechas a veces especulativas en materia de armas nucleares que se le adjudica a Irán.

Los mensajes ambiguos de Panamá tienen probablemente un interés y destinatario específico. Sin embargo y debido a la vaguedad del discurso, prefiero darle el beneficio de la duda, aprovechando así la coyuntura, para citar informes serios de Naciones Unidas en un tema en el cual está prohibido especular.

Según el informe confeccionado por la comisión de armas de destrucción masiva “más del 90% de dichas armas se encuentra en los arsenales de Estados Unidos y Rusia”, en Medio Oriente. “La mayoría de las estimaciones no oficiales afirma que Israel posee un arsenal nuclear que cuenta con centenares de armas, posiblemente mayor que el arsenal británico”... “No se ha informado de que ningún otro Estado de la región posea armas nucleares, aunque Estados Unidos y algunos otros Estados han asegurado que Irán cuenta con un programa para desarrollar armas de ese tipo, si bien se encuentra todavía solo en las primeras fases del ciclo del combustible”.

En derecho internacional hay algo llamado “responsabilidad internacional”, la que se deriva con frecuencia de la postura o actos que tracen los Estados en diversos temas y que varias veces los liga y compromete en litigios legales. Por consiguiente, es imperativo que nuestras intervenciones en comunas internacionales se manejen de una manera cautelosa.

¿Por qué tendría Panamá que llevar a cabo una movida tan resbaladiza? ¿Cuáles son los intereses detrás de todo lo anterior? Pudimos abordar otros temas, como por ejemplo la cooperación en la región latinoamericana, la democracia y la libertad de expresión por mencionar algunos.

Panamá haciendo honor a su tradición pacificadora y su rol de servicio y tránsito marítimo no le corresponde la denuncia y solicitud de acción sobre hechos no precisos y realmente sensitivos en Medio Oriente. Muy por el contrario, nuestro lineamiento debe estar encauzado en la conciliación y el respeto de los asuntos internos y la autodeterminación de los pueblos. Haciendo honor al verdadero significado de Naciones Unidas.

Es importante que Panamá desarrolle políticas planeadas y concretas, encaminadas al impulso de estrechas relaciones con todos los Estados. Es positivo nuestro acercamiento a Israel y Estados Unidos, siempre y cuando no esté condicionado al detrimento de nuestras relaciones con otros países que en su momento representaron un determinante apoyo en nuestra lucha para revertir el Canal de Panamá.

Cuando hacemos y trazamos política internacional es de suma importancia estar seguros de que representamos los intereses de un país entero y no las inclinaciones ideológicas de un pequeño grupo que gobierna, porque los gobiernos pasan y los compromisos internacionales quedan.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código