Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

HACE 25 AÑOS

Las jornadas civilistas: Carlos Guevara Mann

“¿Tendrás, en el baúl de los recuerdos, fotos de nuestras actividades ´sediciosas´ de 1987–1989?”. Con esa pregunta me sorprendió, hace unos días, mi amigo Salvador. Aunque no encontré fotografías de aquellos eventos, la solicitud me hizo recordar los momentos históricos que a muchos panameños nos tocó vivir hace 25 años.

El 6 de junio de 1987, el jefe de estado mayor de las Fuerzas de Defensa, Roberto Díaz Herrera, convocó una conferencia de prensa en la que reveló algunos hechos que, a pesar de ser vox populi, estremecieron al país por provenir de un sujeto íntimamente ligado a la dictadura desde sus orígenes. En Panamá protesta (pág. 177), libro de obligada referencia para todo el que se interese por ese capítulo de nuestra historia, la Dra. Brittmarie Janson Pérez resume las principales declaraciones en los siguientes términos:

1. Los detalles del fraude de las elecciones de 1984 se habían arreglado en la casa de Díaz Herrera con Yolanda Pulice de Rodríguez y Rolando Murgas Torraza, ambos magistrados del Tribunal Electoral; 2. En presencia de Noriega y otros, Díaz Herrera obligó a Ardito Barletta a renunciar en 1985; 3. La mansión de Díaz Herrera había sido comprada con dinero obtenido por venta de visas a cubanos por funcionarios del Gobierno panameño; 4. El Sha de Irán le dio a Torrijos $12 millones a cambio del asilo, dinero que fue depositado en una cuenta cifrada en Suiza para el alto comando de la Guardia Nacional.

Estas revelaciones fueron la chispa que encendió la insurrección generalizada de los últimos años del régimen castrense. Las protestas, explica la Dra. Janson Pérez, “empezaron el lunes 8 de junio y estallaron en la tarde del miércoles 10 de junio, cuando barricadas encendidas en casi todos los barrios de la capital opacaron el cielo de la ciudad con densas nubes de humo”.

Tengo vivos recuerdos de esa época. Como a miles de panameños, me repugnaba el militarismo corrupto y rapaz que la Guardia Nacional impuso en el gobierno a partir del 11 de octubre de 1968. Como a miles de jóvenes, me animaban las ansias de libertad y tenía muchas energías para luchar por obtenerla.

Las protestas dividieron al país en dos grupos claramente opuestos: el bando civilista, mayoritario pero sin más armas que su fuerza moral, y el bando militarista, minoritario pero respaldado por el poder de las bayonetas. Bajo esas circunstancias, el triunfo del civilismo era casi imposible, porque la dictadura no escatimaba recursos en hostigar y reprimir a sus opositores y contaba con apoyo extranjero para llevar a cabo sus propósitos represivos. Pero los civilistas no desfallecíamos en nuestro objetivo de derrotar al régimen castrense mediante acciones no violentas dirigidas a minar los ánimos de quienes detentaban el poder.

Los estudiantes de la Universidad Católica nos activamos rápida y espontáneamente para unirnos a las protestas. En el campus hubo pronunciamientos, mítines y muchas otras actividades, como siembras de banderas blancas, el símbolo de la resistencia pacífica panameña, propuesto por el Dr. Carlos Iván Zúñiga.

Alentado por el sentimiento de libertad que invadió a los civilistas, participaba en cuantas acciones de protesta se convocaban. El Viernes Negro –aquel infausto 10 de julio de 1987– minutos después de que papá y yo llegamos a la Iglesia del Carmen, la horda de “dobermans” encargada de apalear a los manifestantes desató su furia contra nosotros. Afortunadamente, pude llegar al Parque Urracá antes de que me atraparan. Allí, la tía Aida Pacheco me escondió en su apartamento hasta que pasó el peligro.

En aquellos días, el pueblo panameño puso su ingenio al servicio de la causa de la justicia, la democracia y la libertad. La tía Carolina componía versos satíricos en contra de la dictadura y sus personajes más representativos. Luego, secretamente, colocábamos copias en las paradas de los autobuses y los anaqueles de los supermercados o las tirábamos, disimuladamente, desde la ventana del automóvil.

Los “pailoteos” que ensordecían a la capital, las toneladas de confeti blanco que se dispersaban por doquier, las caravanas de automóviles que ondeaban pañuelos y banderas blancas y muchas otras expresiones de protesta pacífica y “estética” –como la definió la Dra. Janson Pérez– abundaron en esos días.

Panamá vivía momentos muy difíciles, pero entre los civilistas había comunión de propósitos, creatividad y un espíritu de fraternidad, desprendimiento y valentía sumamente estimulante. Hoy, cuando la codicia parece ser el valor supremo de la sociedad, rememoro con simpatía esos tiempos de unidad y sacrificio por la patria que marcaron mi vida, como la de miles de panameños.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código