Facebook Live: El impuesto de inmueble y el patrimonio familiar Ver más

CULTURA DE LA LEGALIDAD

El juego limpio: Elvis Anthony Ureña

Según la Organización de las Naciones Unidas, para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el “juego limpio” se asocia con la honestidad, la dignidad, el respeto, el trabajo de equipo, el compromiso, el valor y la actitud adecuada en el deporte. Mientras que para la FIFA, organismo rector del fútbol mundial, el “juego limpio” consiste del código fair play, compuesto por 10 reglas: juega limpio (la victoria pierde su valor si no se logra de forma honesta y justa); juega a ganar pero acepta la derrota con dignidad; acata las reglas; respeta a todos (adversario, compañeros, árbitros y espectadores); promociona el fútbol; fomenta el juego limpio; rechaza las malas influencias (corrupción, drogas, racismo, violencia, otros peligros); ayuda a otros a jugar limpio; denuncia a quienes engañan; y utiliza el fútbol para mejorar el mundo.

No obstante, lo anterior, la tendencia reflejada en la aplicación de esos principios mencionados ha sido más enérgicamente dirigida hacia los jugadores, que a los reguladores del fútbol. Es hasta el pasado 27 de mayo, que tras una investigación del FBI se hizo público una dantesca red de corrupción, entretejida a lo largo de muchos años en la FIFA, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y la Confederación del Norte, Centroamérica y el Caribe Asociación de Fútbol (Concacaf). Esto ha permitido la detención preventiva de algunos de sus dirigentes por cargos de fraude, lavado de dinero y sobornos. Al respecto, la procuradora general de Estados Unidos, Loretta Lynch, dijo que la corrupción en la FIFA ha sido “rampante, sistémica y profundamente enraizada", y que los acusados “lo hicieron una y otra vez, año tras año, torneo tras torneo”.

En la historia del balompié ha sido una constante el repudio de innumerables actuaciones y decisiones de sus organizaciones y árbitros, evidentemente injustas e ilegítimas, y lo más bochornoso, han influido de manera determinante en el resultado. Se suma a todo esto lo ocurrido durante y posterior al partido de semifinales de la Copa Oro 2015, entre Panamá y México, el miércoles 22 de julio de 2015, con la deplorable e indignante actuación del árbitro estadounidense Mark Geiger, y las reacciones desacertadas e indiferentes de la Concacaf. Estas situaciones exigen un alto al juego sucio y la pronta adopción de medidas correctivas eficientes y eficaces, para constatar un nivel de fútbol con dignidad.

En su esencia, el fútbol es una sana competencia deportiva que une, apasiona, emociona, entretiene, y nos hace gritar de alegría, pero también nos provoca dolor, enojo, frustración e impotencia, al observar que algo turbio sucedió; que alguien jugó sucio y decidió el marcador final. Dicho lo anterior, el balompié no debe seguir siendo amancillado por ninguno de sus actores, a saber: sus jugadores que son los protagonistas centrales, equipo técnico, organizaciones que lo dirigen y regulan, árbitros, patrocinadores, fanáticos causantes de violencia en los estadios, agresiones y ofensas; y tampoco por cualquier agente o persona autora o propiciadora de actos de corrupción y otros delitos.

Futbolísticamente, no jugar limpio implica arreglar o comprar partidos, amañar resultados, hacer apuestas ilegales, fraudes, dopajes, etc. Todo esto muestra hasta dónde permea la corrupción en la sociedad, pues aparte de su tradicional incursión en gran parte del entorno institucional, trasciende al mundo del deporte. De ahí pues que el juego limpio es un llamado no solo para jugadores de fútbol, sino para todos sus actores y cualquier otro deporte. Un juego limpio, además, supone no hacer trampas, fraudes, ni dar o recibir coimas (mordidas) en la escuela, universidad, profesión, trabajo, partido político, torneo electoral, gobierno, empresa, iglesia o en cualquier otro ámbito; es un llamado a la cultura de la legalidad, a tomar en cuenta la ética y los valores, y a no continuar aplaudiendo, premiando, coronando o declarando triunfador, a quien no ha competido de forma legítima, es decir, a quien no ha jugado limpio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código