GESTA PATRIÓTICA

El 9 de enero de 1963, una lección para la historia: Diógenes Sánchez Pérez

Al conmemorarse el cuadragésimo octavo aniversario de la gesta patriótica del 9 de enero de 1964, las actividades alusivas a tan importante fecha del calendario patriótico panameño no faltarán.

Lo usual es que el Gobierno realice actos oficiales plagados de un excesivo formalismo hierático, pero vacío de un profundo sentimiento fervoroso y patriótico.

Es el escenario propicio cuando se conjuran los espíritus del pasado, y se toman prestados sus nombres, sus consignas de guerra, su ropaje, y un lenguaje repetido, para representar la nueva escena de la historia nacional.

Los discursos oficiales de fondo invocarán la memoria de Ascanio Arosemena, Ezequiel González Meneses, Rosa María Landecho, entre otros, sin embargo, tales discursos no son más que parte del show protocolar, revestidos de un falso nacionalismo.

En el pasado, al igual que hoy, los distintos gobiernos mantuvieron una actitud dócil frente a Estados Unidos, de esto la historia es el mejor testigo.

Antes de 1964, toda la política exterior panameña fue anodina y giró absolutamente en obtener mayores beneficios económicos de la Zona del Canal, así lo demuestra la firma del tratado Arias-Roosevelt de 1936 y el tratado Remón-Eisenhower de 1955. Esta política diplomática de reivindicaciones económicas impidió establecer una estrategia diplomática consecuente con los intereses nacionales. Esto se pudo lograr solo, después de los sucesos de 1964, que crearon las condiciones políticas necesarias para negociar el tratado Torrijos-Carter.

Antes de 1964, el enclave de la Zona del Canal en manos de una potencia extranjera se convirtió en el estandarte de lucha del movimiento estudiantil y del pueblo panameño que derramó su sangre en los fatídicos días del 9, 10 y 11 de enero.

Tal evento es el resultado de las luchas generacionales de la juventud panameña que tuvo momentos luminosos de altruismo en el rechazo del Convenio Filos-Hines, en la siembra de banderas y la operación soberanía, en la que se evidenció el más profundo espíritu de dignidad de la nación panameña.

Estos antecedentes expresan las luchas incesantes y sistemáticas del movimiento estudiantil panameño, comprometido con los valores de justicia y libertad. Por consiguiente, los sucesos del 9 de enero no son una acción fortuita y contestataria de un grupo de estudiantes (revoltosos) que se dirigían a izar la bandera nacional, sino la reflexión consecuente de un movimiento estudiantil que exigía el cumplimiento del acuerdo Chiari-Kennedy de 1963, en el que se acordaba izar la bandera panameña en todos los sitios públicos de la Zona del Canal donde estuviese izado el pabellón de Estados Unidos.

Sin embargo, paralelamente al cumplimiento de los acuerdos, la juventud reclamaba el rechazo a la Zona del Canal y la afrenta que provocaba la presencia de bases militares y de la Escuela de las Américas que formó a una gran cantidad de genocidas y dictadores latinoamericanos.

Fue la presión de los estudiantes y del pueblo panameño la que obligó al gobierno de Roberto Chiari a romper relaciones diplomáticas con Estados Unidos, fueron las generaciones estudiantiles de la Federación de Estudiantes de Panamá (FEP), el Frente Patriótico de la Juventud (FPJ), la Unión de Estudiantes Universitarios (UEU), la Asociación Federada del Instituto Nacional (AFIN) y otras más, las que enarbolaron la lucha por un Estado libre y soberano.

Fueron los estudiantes y no las oligarquías locales las que derramaron su sangre y nos marcaron el camino para construir un país de hombres y mujeres libres.

Al cumplirse 48 años de esta gesta patriótica, la historia se repite, ya no como tragedia, sino como farsa, los mismos discursos espurios de nuestros gobernantes, quienes muchos de ellos viven hoy en las áreas revertidas, y por las que ayer entregaron sus vidas nuestros mártires de enero, proporcionándonos una gran lección para la historia, que “de soberanía sí se come”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código