CHILE

Las lecciones de sus estudiantes: Ileana Gólcher

Han transcurrido más de cuatro meses desde que los estudiantes chilenos dieron inicio a una de las protestas históricas de mayor impacto y trascendencia, para lograr una auténtica calidad de la educación y un cuestionamiento al modelo político social y económico instaurado desde la época de Augusto Pinochet.

Las protestas han sido lideradas por una joven de 22 años, Camila Vallejo Dowling, estudiante de geografía y dirigente de la combativa Federación de Estudiantes más importante de Chile. Recientemente declaró: “Nuestro compromiso por la transformación social es irrenunciable. Necesitamos hoy más que nunca, una profunda discusión respecto del país que queremos construir y a partir de aquello, cuál es el tipo de Universidad que se pondrá al centro de dicha construcción”.

Las protestas tienen como propósito lograr que la educación pública pase de manos de los municipios al Estado para que se distribuyan mejor los recursos, porque ahora dependen del dinero de cada ayuntamiento, lo que refuerza la desigualdad en un país con una fuerte estratificación social. También, exigen que se mejoren las infraestructuras y que el pasaje reducido para el transporte público se aplique todo el año.

La dirigente estudiantil Vallejo y otros estudiantes han reiterado, en la decena de marchas y movilizaciones de protesta, que su objetivo es “respetar la educación pública y que se termine el lucro en la educación”.

Las causas del descontento popular –que ha sabido aglutinar, además del sector estudiantil, a los educadores y a un considerable sector de la sociedad– es que, aunque la norma establece que las universidades son corporaciones sin fines de lucro, en la práctica obtienen ventajas tributarias, subsidios y, en ocasiones, beneficios procedentes de negocios, gracias a subterfugios legales. Los estudiantes consideran que las utilidades de los centros privados de enseñanza desencadenan desigualdad y deficiencia del sistema educacional. Por ejemplo, estudiar medicina tiene un costo aproximado de $70 mil, financiado por una entidad con intereses que fluctúan periódicamente. En la actualidad, el aporte fiscal a la educación pública es de 4% del PIB, cuando lo recomendado es 7%.

Otro de los planteamientos estudiantiles es que “necesitamos hoy, más que nunca, una profunda discusión respecto del país que queremos construir porque no creemos en la universidad como un espacio neutro dentro de la sociedad, la universidad es un agente vivo en su construcción y en el desarrollo del proyecto país que como ciudadanos levantamos día a día. Nuestra responsabilidad está en generar organización al interior de aquella, lo cual nos permita transformar la universidad, para así poder transformar la sociedad”. Estas convicciones resultaron decisivas para convocar marchas que superaron los 100 mil estudiantes en las calles de todo el país.

Sostiene la dirigente Vallejo que hoy día las universidades chilenas perpetúan desigualdades que determinan que el 20% más rico del país tenga más del 50% de las matrículas, es decir, se promueve una educación elitista dirigida por el mercado y medida por criterios de producción, como si fuera una empresa más dentro del esquema productivo. Los reclamos estudiantiles han tenido tanta fuerza que han hecho disminuir el nivel de aceptación del presidente Sebastián Piñera a 23%. Mientras tanto, los estudiantes del nivel secundario y universitario y la sociedad chilena se mantienen firmes en sus reclamos, que han llegado al Congreso y solicitan garantías que permitan iniciar el diálogo y poner fin de las protestas.

Las lecciones de los estudiantes son claras: la más importante es que los cambios en la educación no se promulgan por decreto; requieren del consenso de todos los sectores de la sociedad, particularmente de quienes son sus principales protagonistas: sus estudiantes y profesores.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código